5 ago. 2013

Esposa de Simonovis: “Me siento como se sentía la familia de Franklin Brito”

Foto: Prensa Bony Simonovis / Darvinson Rojas/
 
 
 
(Caracas, 5 de agosto. Noticias24) Bony Pertinez, pareja de Iván Simonovis, le concedió una entrevista al diario Tal Cual en la que asegura que el comisario padece de una osteoporosis muy avanzada con posibilidad de fractura de fémur, por lo que un posible regreso a la cárcel de Ramo Verde sería “volver a la muerte”.
 
“Él necesita acudir a una sala de fisioterapia con los equipos necesarios y Ramo Verde no los tiene. Esos están en una clínica de rehabilitación. Han ido dos muchachas que con su dinero compraron una pelota de ejercicio y les están haciendo una gimnasia muy básica para su columna. Agradezco mucho la intención, pero no es suficiente”, denuncia Pertinez al medio de comunicación social.
 
Lea la entrevista en su totalidad:
 
A pocos días de que el comisario Iván Simonovis sea dado de alta del Hospital Militar, su esposa Bony siente y sabe que “volver a Ramo Verde es volver a la muerte”. La crisis clínica que se generó por una apendicitis no atendida a tiempo le confirma la indolencia con la que las autoridades tratan su vida. Por cuarta vez ha solicitado una medida humanitaria que responde a un rosario de 19 padecimientos, aunado a una diabetes tipo 2 y una crisis hipertensiva que acaban de ser diagnosticadas. “No sólo están afectando a Iván sino a toda mi familia”, confiesa al tiempo que deja ver cuán difícil es darles buena cara a sus hijos cuando ellos mismos lo ven débil física y emocionalmente.
 
-¿Por qué Simonovis es tratado con más apatía que otros presos políticos? ­No entendemos tanto ensañamiento. Él ni siquiera estuvo el día de los hechos en la avenida Baralt (durante el golpe de Estado de 2002) y fue condenado a pena máxima. -No hay ninguna forma desde el punto de vista jurídico y humanitario que le permita salir. No digo que las demás personas no se le merezcan, pero por qué a él no se la otorgan. La respuesta a tu pregunta la tienen la juez de ejecución y la Fiscalía. En una oportunidad (el magistrado) Eladio Aponte Aponte dijo que en Vicepresidencia se tomaban las decisiones de quién iba preso. Imagino que el destino de Iván depende de una de esas reuniones.
 
 -¿Qué dice su hija Ivana de que no hayan tomado en cuenta la carta que dirigió al presidente Nicolás Maduro, donde le solicitaba la medida humanitaria?-Se sintió malísimo y pensó que más bien había perjudicado a su papá tratando de ayudarlo. Hasta tuvo que cerrar su cuenta en Twitter porque en varias oportunidades la insultaron y le dijeron asesina.
 
 -¿Han arremetido contra su familia?
­-Nuestra casa ha sido víctima de ataques, en una oportunidad nos lanzaron una bomba molotov y en otra entraron y hurtaron cosas de valor emocional. En la calle nos insultan y nos dicen asesinos. Sucede cada vez con menos frecuencia, pero cuando se acerca el 11 de abril son terribles las amenazas por teléfono y redes sociales.
 
 -¿Han mejorado las condiciones de reclusión en Ramo Verde?
-­Lo único que ha mejorado es que puede ver el sol todos los días. Sin embargo, todos sus padecimientos son tan graves que no se arreglan simplemente con esto. Él tiene una serie de tratamientos necesarios.
 
-¿Se los están haciendo, tal como prometió la juez de ejecución? ­
-No. Él necesita acudir a una sala de fisioterapia con los equipos necesarios y Ramo Verde no los tiene. Esos están en una clínica de rehabilitación. Han ido dos muchachas que con su dinero compraron una pelota de ejercicio y les están haciendo una gimnasia muy básica para su columna. Agradezco mucho la intención, pero no es suficiente porque la osteoporosis es muy avanzada, con posibilidad de fractura de fémur.
 
-¿Cómo ha sido el trato de los médicos del Hospital Militar?
­-Estoy agradecida con ellos porque me han demostrado que son profesionales y pudieron atender afortunadamente esta emergencia, pero mi esposo es un civil no un militar y él tiene sus médicos privados que le han venido viendo desde hace mucho tiempo y que tienen el seguimiento de todas sus patologías.
 
-¿Qué pasó con la solicitud de destacamento de trabajo que pidieron meses atrás? -­Simplemente no se pronunciaron, aun cuando ya le correspondía por el tiempo que ha estado en la cárcel. No hay ningún interés en darle curso. Cada seis meses cambian al juez de ejecución y empiezan otra vez a evaluar el expediente. Es realmente una burla.
 
-¿La ministra de Servicio Penitenciario, Iris Varela, ha puesto atención al caso? -­Una vez fue al Sebin y supo del proceso, pero no ocurrió nada. Con su plan Cayapa obviamente no ha hecho nada para la medida humanitaria.
 
-¿Qué cree que está esperando el Gobierno que pase? ­-A veces me siento como se sentía la familia de Franklin Brito. Me pregunto: ¿Querrán es que se muera? Porque no veo ninguna iniciativa para que mi esposo mejore.