7 nov. 2013

Mercedes Montero: Destrucción a toda marcha

El régimen Castro comunista de Venezuela ante la evidente demostración de incompetencia, burla, corrupción, devastación, fracaso político y económico pretende silenciar a cualquier sector de la población que le haga un reclamo. Además exacerba su represión contra aquellos líderes y medios de comunicación que al continuar  ejerciendo su deber y derecho a denunciar las violaciones  a los derechos civiles de los venezolanos,  representan una amenaza que puede frustrar  sus planes de exterminio de la soberanía venezolana y, la culminación de la anexión de nuestro país a Cuba como su colonia.

Las dictaduras, bien sean de derecha o de izquierda aplican las mismas estrategias y tácticas y, siguen al pie de la letra los ejemplos dados por  las dictaduras de Stalin y de Hitler. En el triste caso de Venezuela el difunto y su heredero hicieron de esos personajes diabólicos que son Fidel y Raúl Castro sus mentores, esa es la razón por la cual la historia de Venezuela de estos últimos 15 años se ha escrito con la sangre de los compatriotas que cada fin de semana han muerto víctimas de la violencia e intolerancia. 



Presos 345




Tenemos a mártires como Franklin Brito, cuya imagen esquelética quedará como sello de la vergüenza perdida. Las patologías que padece Iván Simonovis como consecuencia de una sentencia injusta, cumplida en unas 

condiciones carcelarias que representan el equivalente a una condena a muerte como consecuencia del ensañamiento de jueces parcializados  en su contra. La prisión más que injusta de los Policías Metropolitanos, Arube Pérez, Luis Molina Cerrada, Erasmo Bolívar, Marcos Hurtado, Héctor Rovaín, por el caso del 11 de abril. A todos ellos les correspondería  la aplicación de la libertad condicional por haber cumplido tras las rejas más de la tercera parte de su sentencia condenatoria.


En iguales condiciones están Juan Bautista, Rolando y Otoniel Guevara por el Caso del asesinato del Fiscal Danilo Anderson. Otro Caso emblemático es el  de la juez María de Lourdes Afiuni y la de su abogado defensor José Amalio Graterol. 


Ante las denuncias que con toda razón llevan a cabo líderes de la oposición,  sobre la corrupción administrativa, la devastación, la escasez, la destrucción de la economía y de la propiedad privada a la que todos los seres humanos aspiran y tienen derecho,  llevada a cabo por el régimen y, ante la invasión cubana, el régimen ha desatado una campaña de corte neo fascista, que lo  ha llevado a desplegar afiches incitando al odio popular contra Henrique Capriles, verdadero ganador de las Elecciones Presidenciales del pasado 14 de abril del 2013, de Leopoldo López a quien inhabilitaron políticamente para que no pueda ejercer cargos públicos y contra la valiente y honorable diputado María Corina Machado, quien ha sido agredida hasta físicamente en el recinto de la Asamblea Nacional..


En Venezuela la libertad de expresión ya es prácticamente inexistente, el régimen ha ido adquiriendo por asedio continuado  las estaciones de TV, de radio y periódicos y otros  medios de comunicación. El hackeo de páginas web de  las diferentes organizaciones es asunto diario. El amedrentamiento  a los periodistas  forma parte de la política comunicacional del régimen. El despliegue del discurso de la contradicción  se acentúa, lo importante es acusar a quienes disienten de los crímenes y vejaciones que cometen los militantes y seguidores del “proceso” Castro comunista.

El exigir el respeto y cumplimiento de las condiciones electorales que constituyen los derechos políticos de los venezolanos, el respeto a lo expresado en el  articulado de la Constitución  para ciertos sectores y “líderes” políticos es considerado irrelevante, se puede y tiene que ser dejado pasar. 

Indudablemente los Castro y sus seguidores han logrado destruir la democracia que teníamos y que los venezolanos no hemos sabido ni cuidar ni defender, han logrado apoderarse de Venezuela y toda su bonanza   económica, han destruido la moral de unos ciudadanos que hoy en día se  pelean como fieras hasta por el saqueo de los contenidos de un camión cuya carga sea de alimentos. Si esto no es destrucción, ¿Entonces de que se trata?



Mercedes Montero
Columnista de Opinión