21 ene. 2014

Nicolás Por Tamara Sujú Roa

La Razon 
Hace tiempo que pensaba en escribirte, pero preferí dejar que el mes de Diciembre terminara.  Quizá porque como todo buen cristiano, uno piensa que todo aquel que nos rodea siente lo mismo que uno, y que esos aires decembrinos le va a llenar el corazón a la gente de bondad, solidaridad, perdón y compasión con el prójimo.  Tampoco lo hice para no pasar por aguafiestas de quienes hasta el último día estaban esperanzados ante un posible indulto, una Amnistía o una medida humanitaria, aunque en mi artículo del domingo 8  “La Historia sin fin” expresé mi incredulidad al respecto.
Pero para no alargar mucho lo que quiero hoy decirte e ir directo al grano, sin tanto verbo y diplomacia.  Dime Nicolás: ¿Cómo le explicamos a los venezolanos y al mundo que en Venezuela los derechos no son para todos por igual, sino que la justicia se acomoda dependiendo de las conveniencias del gobierno? ¿Cuál es el motivo por el cual siguen manteniendo presos a quienes son considerados injustamente encarcelados por motivos políticos  llamados así por el Secretario General de la OEA  sin tener derecho a obtener las medidas sustitutivas por cumplimiento de la pena consagradas tanto en la Constitución Nacional como en el Código Orgánico Procesal Penal,  cuando ya incluso varios de ellos deberían haber obtenido la libertad condicional? 
¿Te has informado bien de cuáles son los motivos por los cuales se las niegan?  Ustedes se han cansado de llamarlos “presos emblemáticos” o “puntos de honor” de la revolución.  Tanto los presos por el 11 de Abril Iván Simonovis, Arube Pérez, Marco Hurtado, Erasmo Bolívar, Héctor Rovain y Luis Molina  como quienes permanecen presos por el caso de la muerte del Fiscal Anderson  Rolando Guevara, Otoniel Guevara y Juan Guevara están secuestrados, porque no hay otra forma de llamar a la omisión malévola del sistema de justicia venezolano ante lo que manda la norma. Es decir Nicolás, sólo en los regímenes no democráticos, donde no hay Estado de Derecho y no existe un sistema de justica Independiente, se violan las leyes tan descaradamente como está pasando con estos casos que desde sus inicios y durante todo el proceso fue contrario al derecho.
Esto, con respecto a lo jurídico.  En cuanto a lo político: perdiste el mejor momento de demostrar un poco de humanidad frente a la otra gran mitad del país que te adversa y que estaba expectante de tu respuesta. Quien se quiere erigir como líder, sabe, huele, siente y vaticina esos momentos en los que una decisión personal puede marcar un momento histórico, por encima de las presiones e intereses de su entorno.  Ejemplo de esto fue la decisión de sobreseimiento de la causa que el Ex Presidente Rafael Caldera otorgó a quien para entonces estaba preso por comandar un golpe militar contra el Presidente Constitucional Carlos Andrés Pérez y además promovió una Ley de Amnistía para todos los implicados en los dos golpes militares de 1992.  Esas Nicolás, son decisiones de Estado que se toman cuando el país clama por la paz y por el cese de la violencia política.
Chávez en el transcurso de los 13 años que estuvo en el poder, captó la relevancia de sus adversarios políticos, y dictó a través de la ley habilitante que le había sido concedida, una Amnistía en Diciembre de 2007. Esta Amnistía excluyó a casos concretos y todos sus implicados, por lo que fue criticado en su momento, pero significó su reconocimiento de que si habían presos y perseguidos políticos en su gobierno. También hizo acuse de recibo de las huelgas de hambre que jóvenes y estudiantes llevaron a cabo en los años 2009 y 2010 para que el gobierno liberara a varios presos políticos que estaban en la misma situación de los que aquí menciono, siendo liberados algunos que tenían el tiempo de pena cumplida para obtener las medidas sustitutivas por cumplimiento de la pena, además de promover  medidas humanitarias para quienes como él, estuvieran enfermos de gravedad.   Esta petición no ha sido cumplida en su totalidad.
De modo pues que en estos días de Enero, cuando las esposas, hijos, padres, hermanos de los injustamente encarcelados vuelven a su cotidianidad, a dividir sus labores y su tiempo para seguir su peregrinación a esos muros de concreto y hierro que mantienen encarcelados a sus seres queridos, la realidad aplastante de un sistema de justicia parcializado, de un poder legislativo envilecido y de un poder ejecutivo inclemente, saca a flote la desesperanza de quienes albergaron la momentánea ilusión decembrina. ¡Pero la lucha continúa por ellos y por ese país que quiere paz!
Cuando el ex presidente de Sudáfrica y premio nobel de la Paz Nelson Mandela falleció, decretaste 3 días de duelo. Te invito Nicolás, a leerte las memorias de este gran ser humano que perdonó y olvidó todo el daño y trato cruel infringido contra su persona y su familia durante los 22 años de reclusión y llegó a sentar en su mesa y darle de comer en su plato a quienes habían sido sus verdugos, aún en contra de muchos asesores de su entorno, porque para este gran líder,  la paz y la gobernabilidad democrática del pueblo sudafricano estaban por encima de las conveniencias de quienes todavía no habían entendido las verdaderas necesidades de un país que clamaba el cese de la violencia política y la discriminación. Si Venezuela tuviera un Mandela como presidente, hace rato que Simonovis y el resto de los presos y perseguidos políticos estarían en sus casas.
 @Tamara_Suju