24 jul. 2014

López asegura que su juicio es un proceso "a la democracia"



imageRotate

JUAN FRANCISCO ALONSO , ALICIA DE LA ROSA |  EL UNIVERSAL


Tras pasar cinco meses sin hablar con más personas que su esposa, sus dos hijos, sus padres, su hermana y sus abogados, el líder fundador de Voluntad Popular, Leopoldo López, se las cobró y ayer, durante la primera sesión de su juicio, se despachó durante más de una hora tanto al Gobierno como al Ministerio Público, a los que acusó de "pasarle una factura" por su posición política.


"Este juicio va a medir la calidad de la democracia", afirmó el exalcalde de Chacao en algún momento del interrogatorio al que lo sometieron los fiscales, según comentó su abogado, Juan Carlos Gutiérrez, quien pese a que la jueza 28 de Juicio de Caracas, Susana Barreiros, no aceptó ninguna de las demandas que formularon para subsanar lo que han calificado como "graves violaciones a los Derechos Humanos", se mostró satisfecho con esta primera jornada de un proceso que estima podría prolongarse por hasta cuatro meses.



"Hubo un debate jurídico", relató el penalista, quien informó que insistieron en sus quejas de que su cliente está siendo sometido a un procedimiento "injusto", por cuanto la Fiscalía no les aceptó una sola de las pruebas para demostrar su inocencia; violación que, hasta el momento, ha sido convalidada por los tribunales.



Para este proceso se revisarán 56 pruebas, entre testigos, expertos, videos y estudios, todas presentadas por el Ministerio Público. Por su parte, las 15 que desean exponer los representantes de López siguen por fuera.



"Sin pruebas no puede haber juicio justo", declaró Gutiérrez antes de que se iniciara la audiencia, la cual comenzó a las 3:00 pm y terminó pasadas las 8:00 pm. "Un abogado sin pruebas en un juicio es un periodista sin cámara y sin micrófono, es un sacerdote sin sotana o un policía sin arma", remató.



Ante las preguntas de los fiscales sobre su supuesta responsabilidad en los hechos de violencia registrados tras la marcha del 12 de febrero, los cuales según ellos, habría instigado con sus discursos, López respondió: "El Gobierno, es quien debe velar por la seguridad de todos los ciudadanos", e insistió en que "La Salida" se encaja perfectamente dentro de la Constitución.



Por los estudiantes 



En un momento de su intervención, el dirigente opositor recriminó a sus acusadores su actuación en contra de los jóvenes Marco Coello y Cristian Holdack, dos de los cuatro estudiantes procesados junto a él y que todavía siguen tras las rejas. "De verdad no sé cómo pueden dormir", les espetó, para luego agregar: "No es justo que por cobrarme una factura a mí tengan a estos dos niños más de 100 días presos".



Durante la audiencia preliminar, en la que se acordó su enjuiciamiento, López ya había reclamando la liberación de los estudiantes. Sin embargo, en esta ocasión sus palabras parecen haber surtido algún tipo de efecto, pues la jueza Barreiros decidió excarcelar a Coello alegando "razones de salud".



Como ya ocurrió con las audiencias de presentación y preliminar del opositor, el Palacio de Justicia de Caracas amaneció ayer fuertemente custodiado. Todas las vías para acceder a la sede de los juzgados penales fueron cortadas por efectivos de la Guardia Nacional ataviados con equipos antimotines. El despliegue impidió que las decenas de simpatizantes de López pudieran congregarse ante el recinto para manifestarle su apoyo.



El proceso continuará el próximo 6 de agosto y para entonces se espera que la jueza responda a las quejas formuladas por la defensa, en particular las relacionadas con las pruebas.