22 sept. 2014

Tribunal priva de libertad a tres sidoristas detenidos por el Sebin tras la huelga

Un despliegue inusual del Sebin en el Palacio de Justicia de Ciudad Guayana con ocasión de la presentación de los sidoristas

La Patilla

Rederick Leiva (17 años en la empresa y labora en Cilindros), Heberto Bastardo (gruero con 26 años de servicio) y Leinys Quijada (instructora de seguridad) seguirán recluidos en la sede del Sebin en San Félix por orden del Tribunal Primero de Control de Puerto Ordaz, luego que este juzgado admitiera las acusaciones de los fiscales del Ministerio Público por tráfico de armas y asociación para delinquir,  publica Correo del Caroní.
Para la defensa de los sidoristas el fallo es un “exabrupto jurídico” que busca amainar definitivamente el descontento en la Siderúrgica del Orinoco por el contrato colectivo que impuso el gobierno.
De acuerdo con el expediente, el Sebin ejecutó el procedimiento de captura al recibir una llamada anónima que denunció un supuesto complot para sabotear las operaciones en la Acería de Planchones.
Los tres trabajadores de Sidor detenidos el viernes en la tarde fueron privados de libertad la noche de este domingo por presunto tráfico de armas y asociación para delinquir.
Heberto Bastardo, Rederick Leiva y Leinys Quijada, dirigentes del Movimiento Revolucionario Orinoco (MRO) y miembros del círculo cercano del presidente del Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Siderúrgica y Sus Similares (Sutiss), José Luis Hernández, estarán recluidos en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), en San Félix.
La detención de los sidoristas se produjo el viernes a las 2:40 de la tarde, cuando salían de su casa rumbo a una asamblea de trabajadores en el portón III de Sidor.
“Saliendo de su apartamento (el de Rederick) le atraviesan un camión 350 blanco. Uno de los funcionarios se pasó para el carro del compañero Heberto. A esos de las 2:40 de la tarde se los llevaron, estaban juntos porque estaban comiendo en su casa”, contó el presidente del sindicato.
El paradero de los trabajadores se supo el viernes en la noche, luego que los familiares recorrieran todas las sedes policiales del municipio Caroní.
El abogado defensor, Antonio Aguado, denunció que les sembraron una pistola calibre 3.80, 70 municiones 5.56 mm, unas balas de calibre 9 mm y una cacerina tipo FAL.
De acuerdo con el expediente, el Sebin se activó luego de recibir una llamada anónima en la que denunciaba que “una ciudadana con uniforme de Sidor, que estaba en la vía Caracas, estaba diciendo que iban a tomar por las armas a Sidor”, específicamente la Acería de Planchones.
El Sebin, indicó Aguado, dijo tener dos testigos -también anónimos- que dan fe del procedimiento en el que supuestamente encontraron un arma en el  bolso de Leinys y municiones dentro del carro en posesión de Leiva.
Con ese expediente el Tribunal Primero de Control de Puerto Ordaz reconoció las pruebas presentadas por la Fiscalía de Flagrancia y decidió mantener bajo arresto a los siderúrgicos, hasta tanto se presenten los actos conclusivos en un máximo de 45 días.
Los abogados señalaron que la única manera de dejarlos apresados era imputarles delitos graves, como tráfico de armas y asociación para delinquir, pese a que dichos gravámenes no se sustentan en el expediente. En todo caso, explicó, lo que aplicaba era porte ilícito de armas.
Más intimidación
El presidente de Sutiss, José Luis Hernández, responsabilizó al gobernador del estado Bolívar, Francisco Rangel Gómez, al presidente de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), Justo Noguera Pietri y en general al Gobierno de la represión contra los sidoristas para imponer un contrato colectivo.

“Violentaron el contrato colectivo, violentaron la Ley Orgánica del Trabajo, en lo que respecta el derecho a la inamovilidad laboral, violaron todo por las malas políticas financieras en las que han desviado muchos recursos de las empresas y todavía no han recuperado la plata que se han robado”, dijo vía telefónica.
El dirigente vincula los procedimientos a una campaña de la Fuerza Bolivariana de Trabajadores (FBT) para imponerse en Sidor. “Son un mal ejemplo para el Gobierno”.
La intención de la detención de sus compañeros, que según Hernández “nunca hemos necesitado armas”, es criminalizar al Movimiento Revolucionario Orinoco (MRO) y a los sidoristas para que acepten el contrato con las 16 cláusulas que -de acuerdo al presidente de Sutiss- fueron impuestas.
Hernández indicó que Leiva pertenece al Departamento de Cilindros de Sidor, tiene 17 años de servicio y coordina la comisión de salud de Sutiss desde hace cuatro años; Heberto Bastardo es gruero con 26 años de servicio y Leinys Quijada es instructora de seguridad y asistente en Sutiss.
Arranque bajo presión
Los sidoristas retomaron las operaciones la tarde del miércoles, luego de que un contingente de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) fuese desplegado en la entrada de la Acería de Planchones e impedido la entrada de los trabajadores que reclaman rediscutir el contrato colectivo firmado por el Gobierno con un sector del sindicato.

El arranque fue acompañado con amenazas de despido, seguimiento del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) tanto al presidente de Sutiss, José Luis Hernández, como al secretario de trabajo y reclamo, Leonardo Azocar.
En el despliegue de “inteligencia” una comisión policial irrumpió en la casa del trabajador Javier José Rodríguez. “Me mostraron una lista de fotos y alegaron que mi papá desestabilizaba al país”, denunció su hijo de 20 años el jueves.
Rodríguez, y otros 12 trabajadores, entre ellos delegados sindicales, fueron calificados de despido el sábado según unos carteles publicados en la prensa regional.
A la gerencia le tomó tres intentos fallidos retomar la producción. La semana pasada intentaron ejecutar el arranque sin éxito y el lunes una maniobra en el horno 1 de Planchones dejó afectada las operaciones por 24 horas.
El Gobierno emprendió una “campaña por la defensa de Sidor” que fue anunciada el fin de semana por los delegados del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). La diputada a la Asamblea Nacional, Nancy Ascencio, dijo que utilizarían toda la “artillería” para defender a Sidor “que es del pueblo” y que, según el buró oficial, es blanco de la “desestabilización”.
La campaña en contra del “saboteo” en Sidor ha incluido la censura del conflicto y la descalificación de los trabajadores en protesta a través de los medios de comunicación.
Elecciones sindicales en puertaEl sábado en la mañana el presidente de Sutiss, José Luis Hernández, y el secretario de trabajo y reclamo, Leonardo Azócar, convocaron a elecciones en el Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Siderúrgica y Sus Similares (Sutiss), cuyo período venció en noviembre de 2013.
La estrategia de la dirigencia es “barrer” a los “traidores” convocando a unos prontos comicios que fortalezcan al sindicato y le den empuje para mantener los reclamos.
Hernández informó que alrededor de siete empleados fueron electos el sábado y esta semana esperan definir el resto de la comisión electoral conformada por 11 sidoristas.