29 oct. 2014

Venezuela niega solicitud de la CIDH de visitar el país


Diario La Verdad
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió nuevamente este martes al gobierno de Venezuela que le permita hacer una visita, negada desde 2002, lo que coloca al país caribeño en una situación "excepcional" en la región, según el ente regional.
El Gobierno nacional rechazó de plano reconsiderar su decisión y autorizar que una delegación de la comisión visite el país.
"No se puede considerar, porque la CIDH apoyó el golpe de Estado del 2002" que derrocó brevemente al expresidente Hugo Chávez, dijo a la AFP el agente venezolano ante organismos de Derechos Humanos, Germán Saltrón. 
"Si ella reconoce el error que cometió en aquella oportunidad nosotros le permitimos la entrada en Venezuela (...) No hay otra opción", apuntó.
Por su parte, el comisionado Felipe González dijo que la CIDH "no ha podido realizar de forma intensa" su labor de observación de la situación de derechos humanos en Venezuela y que "sería mucho mejor (...) que pudiera hacer una visita al país".
Según González, la postura de Venezuela es "excepcional" en la región, donde la última década "ha sido de una accesibilidad creciente" de los países a recibir visitas de la Cidh, un órgano autónomo de la OEA.
"No es que la Cidh esté en una situación de beligerancia con los estados de la OEA", afirmó el comisionado durante una audiencia sobre la situación venezolana en la sede de la Comisión en Washington.
El comisionado Paulo Vannuchi, de su lado, pidió a Venezuela reconsiderar "cuando sea posible" su salida en 2012 de la competencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.
"Por mas revolucionarios que sean, los gobiernos pasan, la lucha por los derechos humanos se queda", afirmó Vannuchi.
Pero Saltrón igualmente rechazó un cambio de postura del gobierno venezolano. "No podemos seguir permitiendo que sigan condenando a Venezuela en la Corte por razones políticas", señaló.
Durante las audiencias, organizaciones no gubernamentales denunciaron deficiencias a la independencia judicial y la libertad de expresión, así como amenazas contra activistas de derechos humanos en Venezuela.
La directora de Cofavic, Liliana Ortega, también advirtió sobre el incremento de la violencia y la impunidad, que a su juicio, son dos "ejes transversales para entender la situación en Venezuela".