23 dic. 2014

Carta del Preso Político Nixon Leal

Inspirada en Venezuela y en el mal llamado presidente “Nicolás Maduro Moros”

(SEBIN – Helicoide) 
15/12/2014

Tuve la oportunidad de conversar en el calabozo del tribunal supremo de injusticia con mi compañero Gerardo Carrero (joven venezolano, preso político y preso de conciencia por luchar por la libertad de Venezuela). Después de debatir los difíciles problemas por el cual atraviesa el país, llegamos a la conclusión de que no podemos claudicar ni flaquear en esta lucha que llevamos contra la dictadura, pensamos y creemos que esto es un problema que se agrava y más por falta de testosterona de algunos lideres políticos que hoy, se encuentran en libertad. Tal vez, a muchos no les guste lo que pensamos, pero es la verdad y es lo correcto decirla, duélale a quien le duela. Probablemente después que el tirano lea estas líneas, hará que recibamos algún castigo que afecte nuestra integridad física y mental, pero eso no nos amilana ya que nuestros ideales y convicciones de lucha están firmemente plasmados en nuestra conciencia y corazón, lugar donde reposa nuestra patria, pueblo y libertad. Nuevamente mis compañeros, todos los presos políticos, presos comunes y yo, fuimos victimas del retardo procesal penal con el que se han castigado a ciudadanos inocentes, mientras tanto la señora Luisa Ortega Díaz sonríe ante las cámaras y le miente al país diciendo que el retardo procesal y las violaciones a los derechos humanos no existen.

Nos preguntamos entonces, ¿por qué tantos diferimientos en casos que no ameritan privativa de libertad? ¿le tienen miedo al futuro de este país? Pienso con mucha franqueza que dichas respuestas las puede dar Nicolás una vez que se reúna con los Castro-Comunistas porque ya sabemos que él solo no puede sostener este circo de dictadura.

En vista de la descomposición social que vive nuestro país, junto a las malas decisiones económicas de este régimen, la escasez y la inseguridad que a diario cobra la vida de muchos venezolanos, es necesario que la ciudadanía le exija a los partidos que representan la democracia en este país, una verdadera unidad de corazón y no de slogan para campañas electorales que tristemente ya sabemos a donde van. Observamos a una MUD completamente confundida, incapacitada y con poca moral para proponer una salida política que resuelva como alternativa la grave situación que padecemos los venezolanos, es momento de que ellos se sinceren y vayan a un verdadero encuentro con el pueblo.

Por esencia, por nuestras venas corre sangre libertadora e incorruptible, los hombres y mujeres de este país tienen el deber de acudir al llamado que les demanda las leyes, la historia y la patria, hay que asumir con mucha convicción, inteligencia, gallardía y coraje la mala situación que se avecina en vista a las malas decisiones tomadas desde Miraflores y por supuesto en la Asamblea Nacional la cual es presidida por Diosdado Cabello.

Ahora, si abrimos un poco el compás, nos damos cuenta que en tiempos pasados las universidades y sus lideres estudiantiles eran bastiones de lucha fundamentales para el rescate de las libertades democráticas, ¿será el miedo o algún interés personal que los mantiene sumisos ante estos dictadores? Lo cierto y la realidad es que en este momento las universidades no dan el 100% que se necesita para luchar en contra de este régimen, a parte de la critica constructiva, confío y tengo plena seguridad que va a despertar y que a su vez van a levantar a un pueblo hoy dormido por discursos tradicionales de unos pocos que lo único que quieren es perpetuarse en el poder muchos años más.

Venezolanos, la situación económica ya superó sus limites ¿qué más tiene que pasar para que la gente más hermosa y humilde de este país despierte y defienda sin ningún tilde político la tierra que una vez defendió Bolívar, Miranda, Páez, Sucre y hasta Rómulo Betancourt al que nosotros llamamos “padre de la democracia”. 

¡Señores! Como lo dijo Nicolás Maduro Moros “esto no es un juego de carritos” aquí lo único que esta en juego es la libertad de nuestros hijos, porque si dejamos que esto continúe así es probable que ellos nunca conozcan la palabra libertad y mucho menos su concepto que es lo más preciado que tiene el ser humano.

A nivel internacional el régimen sabe que está débil, desde el exterior se exige que liberen a todos los jóvenes, estudiantes y presos políticos. Mientras tanto, nosotros los jóvenes venezolanos, hoy presos de conciencia por pensar diferente a este sátrapa, queremos marcar una posición fuerte, clara y contundente; nuestras ideas son a prueba de balas y torturas, no hay celda que ahogue este grito de libertad que a todo pulmón llevamos en el alma, no importa el tiempo que tengamos que estar tras las rejas, nosotros los jóvenes hemos forjado una gesta democrática independiente e inquebrantable junto con el pueblo y con el fin de unificar la verdadera unidad de corazón que necesita Venezuela para iniciar ese progreso que tanto buscamos.

Nicolás, el tiempo de engañar a los venezolanos se acabó, no seas tan cobarde, ten un poco de vergüenza y acepta que, hasta como “presidente” ilegitimo de este país fracasaste, te enfocaste tanto en destruir a los venezolanos que piensan distinto a ti, que terminaste destruyendo a los que piensan igual a ti, déjeme decirle que así no se construye la democracia ni ese falso socialismo que usted predica, acepte que su cúpula de corruptos esta dividida, por eso dudo que pueda seguir usurpando el poder e intentando someter al pueblo de Venezuela que sigue más unido que nunca, esperemos que ese miedo que siente por la juventud y el pueblo no te lleve a levantar las armas en contra de él, porque de ser así, ese será tu mayor deshonor y pasarás a la historia como el peor dictador que Venezuela pudo tener.

(Le habla la juventud que en un futuro posiblemente asumirá las riendas de éste país)

le hacemos un llamado de conciencia nacional por la liberación de los jóvenes venezolanos, estudiantes y presos políticos. 

Quiero compartir un pensamiento de un compañero que fue torturado y aislado por querer un mejor país y que hasta ahora su justicia no llega:


“La firmeza de nuestros pensamientos y sentimientos 
le dan la libertad a nuestro espíritu”
Gerardo Carrero.


Att: Nixon Leal.

A mis 219 días detenido.
Firmes y dignos.