20 ene. 2015

Asesinatos de efectivos se incrementaron 18% en 2014

Fundepro indicó que mataron a 338 funcionarios el año pasado.


imageRotate


NATALIA MATAMOROS |  EL UNIVERSAL

"Le dije que no se metiera a policía, que era peligroso, pero el se empeñó porque era lo que le gustaba, sin pensar que los funcionarios están desprotegidos. A merced de los antisociales que portan armas de guerra, más poderosas que las pistolas que les asigna el cuerpo de seguridad".

Así se expresó Nancy Ávila, hermana de un detective del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas que falleció este fin de semana, luego de una discusión por un choque, ocurrida en el barrio 5 de Julio de ¿Petare.

En los primeros 19 días del año 2015 en el país se reportaron 20 homicidios de funcionarios de seguridad, entre policías, militares y escoltas. De esa cantidad, once se han registrado en la Gran Caracas. En promedio se reporta un asesinato por día.

Esos datos forman parte de un informe estadístico elaborado por la Fundación para el Debido Proceso (Fundepro), que también reveló que de continuar esta tendencia el 2015, podría culminar con más de 350 policías asesinados.

Según el informe durante el año 2014 que culminó recientemente mataron a 338 efectivos, lo cual representa un incremento de 18 por ciento respecto al año 2013, cuando se registraron 295 muertes violentas.

Jackeline Sandoval, directora de la ONG Fundepro, informó que el reporte estadístico se basó en las informaciones suministradas por los medios de comunicación y en los datos aportados por los cuerpos de seguridad.

"El móvil del 45 por ciento de los homicidios registrados contra los efectivos, es el robo del armas y vehículos (motos). El resto de los funcionarios murió en enfrentamientos y otros fueron asesinados por venganza".

Presas fáciles 

La mayoría de los funcionarios viven en sectores populares y son conocidos por las bandas delictivas que allí operan. "Los miembros de esas organizaciones conocen sus movimientos y les tienden emboscadas antes de llegar a sus casas o cuando salen de sus trabajos para despojarlos del instrumento de trabajo de esos antisociales: la pistola y la moto".

Sandoval indicó que más del 95 por ciento de estos crímenes quedan impunes. "Solo el 5 por ciento de los casos es resuelto. De ahí que a los cuerpos de seguridad en los últimos años, les ha costado conseguir funcionarios con vocación de servicio. "El hecho de ser funcionario de seguridad se ha convertido en una ocupación riesgosa y mal remunerada. Los efectivos no cuentan con incentivos socieconómicos acorde a sus necesidades y esto provoca que en muchos casos incurran en vicios de corrupción o se retiren porque ganan más como escoltas privados".

El comisario Argenis Guillén, manifestó que la impunidad, la falta de credibilidad hacia los organismos policiales, los ha hecho vulnerables y ha propiciado que se conviertan en blanco de homicidios.

"La poca capacidad de respuesta para desmantelar a las bandas, dedicadas a desarmar a los efectivos de seguridad, es otro factor que incide en las bajas de funcionarios de seguridad. En el país, el déficit de funcionarios está cerca del 300% en áreas como investigación. Actualmente operan cerca de 19 mil organizaciones delictivas que disponen de vehículos y armas de alta potencia para imponer su autoridad en los sectores populares. De hecho, hay barrios donde los policías ni siquiera entran por temor. Un ejemplo de ello, son las zonas de paz, ubicadas en los municipios Acevedo y Tomás Lander del estado Miranda", indicó Guillén.