23 ene. 2015

Dioris Albarran: La gallardía juvenil y su historia no debe ser secuestrada ni perseguida

Dioris Albarran

La Patilla.- A través de una carta la estudiante Dioris Albarran denuncia que los jóvenes de Venezuela se han convertido en la piedra en el zapato del Gobierno.
Asimismo, expresó que los estudiantes deben despertar conciencia e izar la bandera de libertad.
A continuación la carta:
Un 23 de Enero de 1.958 pregunta: ¿Actualmente, cuál es el papel de los estudiantes de acuerdo con nuestro papel histórico?
Pregunta interesante, sobretodo cuando hace alrededor de 3 meses les fue escuchada y complacida la voz a un grupo paramilitar, exigiendo la destitución de Miguel Rodrigues Torres. Sin embargo, la lucha juvenil emprendida en aras de justicia y libertad, fue apresada, acribillada y reprimida. ¡Que irónico! Pero ¿que mas podemos esperar? El régimen está repleto de ellos.
No obstante, los jóvenes de Venezuela, quienes hemos asumido el llamado que la historia nos hace, haciendo valer nuestros derechos, nos hemos convertido “en la piedra en el zapato” del régimen. Y a pesar de tantas artimañas aplicadas, esta generación jugó, juega y seguirá jugando un papel fundamental en nuestra historia como garantes del porvenir que no veremos y por cual debemos comprometernos.
Hoy, al igual que aquellos jóvenes de generaciones antecedidas, debemos despertar conciencia e izar la bandera de libertad.
Recordando que la gallardía juvenil y su historia no debe ser secuestrada, perseguida, aniquilada ni fraccionada en ninguna de sus partes. Si no por el contrario, aprendida, defendida y consolidada de generación tras generación. Asumiendo todos así que:
¡El ímpetu juvenil reposa en la conciencia de todos los Venezolanos!
Les digo, la lucha no ha terminado y es ahora que se requieren voluntades. Y pregunto: ¿es posible construir un movimiento que elabore su propia agenda y no termine siendo funcional a poderes económicos o al estatus quo? No solo estoy convencida de que así es, sino que considero que la única solución a la crisis del País es la construcción de un programa y su movilización vaya en pos de los objetivos en el trazados.
Desarrollemos esa capacidad de regenerar, de reinventar; conquistemos la gloria sin vanagloria, me refiero a la gloria de ser grandes y útiles con el País, con el porvenir.
Venezuela: una, grande y libre.