26 ene. 2015

El delito que viene...por Javier I. Mayorca

@javiermayorca

*3481 oficiales han salido del Cuerpo de Policía Nacional desde la fundación de esa institución en 2008. Una auditoría interna llevada a cabo en noviembre de 2014 determinó que 769 egresos han sido por destitución derivada de una sanción administrativa o penal. No obstante, muchos agentes también han quedado inválidos durante el ejercicio de sus funciones o debido a accidentes de distinta naturaleza. Lo que más preocupa es el número de renuncias, 1718, pues significa que existe poco atractivo para que el funcionario permanezca y haga carrera en ese cuerpo. Una situación similar fue detectada luego de una encuesta de opinión a los agentes de una policía municipal capitalina, donde el 50,1% de ellos expresó su disposición de migrar a la empresa privada con un salario similar al que devengan en la actualidad.

*14 cuerpos policiales han sido intervenidos por el Ministerio de Relaciones Interiores, Justicia y Paz desde 2014, 12 de ellos por recomendación del comisionado presidencial Freddy Bernal. En las últimas cinco intervenciones se ha determinado que los agentes participan en la violación continuada de los Derechos Humanos. Tres corresponden a policías de municipios mirandinos (Acevedo, Brión y Zamora). Son las únicas en las que se aportó una motivación. En el caso de la Policía de Caracas (el más relevante por el peso histórico y político de ese cuerpo) Bernal solo argumentó que hubo una petición del alcalde Jorge Rodríguez, pero la razón de fondo no se indica en la resolución publicada en la Gaceta Oficial. Nada se ha dicho, por ejemplo, sobre ese tercio de la nómina que pierde su tiempo en servicios de escoltas de personalidades. En fin, el comisionado apenas está comenzando a morder el problema de la corrupción policial y ya ha declarado en dos oportunidades que él no podrá resolverlo. Así será la podredumbre detectada…

*La Fundación para el Debido Proceso (Fundepro) reveló en un informe divulgado en enero que durante todo 2014 fueron ultimados 338 efectivos policiales o militares en todo el país, 18% más que los fallecidos de igual forma en 2013. La Guardia Nacional y la Policía Nacional fueron los cuerpos con mayor número de muertos por homicidio. Un dato interesante es que la mitad de las víctimas policiales o militares tenía menos de 30 años de edad, y que la mayoría de los ataques mortales (70%) ocurrió cuando el funcionario estaba franco de servicio. En apenas dos años el país acumula la escandalosa cifra de 633 policías o militares víctimas de la violencia. Esto debería ameritar estudio, reflexión y decisiones de parte del Ejecutivo, que en fin de cuentas se atribuyó la función de “órgano rector” en cuestiones de seguridad ciudadana. Pero nada, el silencio es la norma. A Freddy Bernal se le preguntó al respecto y sólo atinó a decir sin mayores detalles que meditaba una disposición especial en un proyecto de ley sobre seguridad social para policías.