2 feb. 2015

EEUU condena "criminalización" de la disidencia venezolana

EL UNIVERSAL


Washington.-  Estados Unidos condenó la "criminalización de la disidencia" en Venezuela tras conocerse la llegada a Nueva York del general retirado Antonio Rivero, buscado por la justicia venezolana, pero evitó precisar cuánto tiempo lleva en el país o si ha solicitado asilo.

Una fuente del Departamento de Estado, que pidió el anonimato, aseguró a Efe que la diplomacia estadounidense no hará comentarios "sobre los detalles del caso" de Rivero, incluida su situación migratoria en el país.

No obstante, la portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Jen Psaki, aprovechó su conferencia de prensa diaria para reiterar las preocupaciones de EE.UU. sobre la situación política en Venezuela, informó Efe. 

"Hemos condenado constantemente, y lo hacemos otra vez hoy, el uso del poder judicial por parte del Gobierno venezolano para intimidar y procesar de forma selectiva a líderes políticos, de la sociedad civil, de sindicatos y de negocios que critican las políticas o acciones gubernamentales", dijo Psaki.

"La criminalización de la disidencia política no es una norma aceptada en las sociedades democráticas, y de nuevo urgimos al Gobierno venezolano a desistir de esta práctica", añadió la portavoz.

Rivero, uno de los dirigentes de la fuerza opositora Voluntad Popular (VP), estaba en paradero desconocido desde que en febrero de 2014 las autoridades venezolanas dictaron una orden de detención contra él por su presunta responsabilidad en la violencia desatada en el marco de las protestas callejeras.

Este jueves, el general retirado reapareció en Nueva York para llevar ante las Naciones Unidas sus denuncias sobre la persecución de la que dice ser objeto.