17 feb. 2015

Padrino: "Una manifestación pacífica es intocable"

imageRotate


El ministro de Defensa, general Vladimir Padrino López, afirmó que para la Fuerza Armada una manifestación pacífica y sin armas es "intocable", pero precisó que sí actuarán contra una campaña de "violencia organizada" como la que asegura que se vivió hace un año en el país. "La fuerza pública no confronta manifestaciones pacíficas, una manifestación pacífica es constitucional, cualquiera puede salir con sus pancartas", aseguró Padrino en una entrevista con Efe al cumplirse un año del inicio de la ola de protestas antigubernamentales en el país, y señaló que transcurrido un año "podemos ver cómo se pretendió usar una fachada de protesta estudiantil y quedó demostrado que no fue tal cosa".

Para el general, lo ocurrido el pasado año dejó una lección para todos, en la que "no ganó absolutamente nadie, ni quienes lo propiciaron, ni partidos políticos de oposición, ni el pueblo de Venezuela, ni el Gobierno nacional". 

Tras indicar que la GNB es el único de los componentes militares autorizado para el control de orden público y que actúa a petición del Ministerio de Interior, Justicia y Paz "cuando la policía no es capaz de contener una protesta violenta o para asegurar una manifestación pacífica, como sucedió a menudo en 2014", abordó el tema de las críticas recibidas por la Resolución 008610, dictada por su despacho, para regular el uso de la fuerza en el control de las manifestaciones.

El general Padrino destacó que el objeto de la misma "no es el uso de las armas, sino el uso proporcionado de la fuerza", citó Efe. "El objetivo es regular la actuación de la fuerza armada para garantizar el orden público, la paz social y la convivencia ciudadana en reuniones públicas y manifestaciones", sostuvo. 

Según Padrino, en un escenario como el de 2014, la Fuerza Armada actuaría "apegada a derecho" y "exactamente igual" a como lo hizo entonces. "Es más la Fuerza Armada actuaría cuando ya han sido rebasadas las autoridades civiles en ese momento y a solicitud del ministerio competente y ahora con está norma con mayor rigurosidad", dijo. 

El también jefe del Comando Estratégico Operacional explicó que la Resolución no estipula, como aseguran sus detractores, "que el Ejército va a salir a dispersar o a reprimir una manifestación pública". 

"Aquí no está planteado el uso de armas, aquí lo que está planteado es el uso proporcionado, diferenciado, progresivo de la fuerza", recalcó y calificó la Resolución de "amplia, sensata y que da preeminencia al respeto a los derechos humanos". 

Doce meses después del inicio de las protestas, Padrino aseguró que el país aún vive una "guerra" que atenta contra el Gobierno del heredero político del fallecido Hugo Chávez, y que ha buscado influir no solo a los ciudadanos sino también a las FANB. 

"Estamos viviendo una guerra de cuarta generación, una campaña psicológica que ha tratado de buscar a líderes militares, de contactarlos para que salgan en la técnica del goteo militar que se vio en 2002", dijo en referencia a los militares que participaron en el golpe contra Chávez de ese año. Aunque no descartó que pueda salir "algún oficial que sea tocado por intereses de este tipo", se mostró convencido de que tendría todo el fracaso. "Eso no tiene conexión aquí", aseveró.