24 feb. 2015

Yamile Saleh: “La fiscal le dijo a mi hijo que se iba a pudrir en la cárcel”

Screen Shot 2015-02-23 at 4.11.19 PM

“Si lo ven, no lo reconocen. Lorent está pálido, débil. Tiene el cabello largo y barba”, relata Yamile Saleh, madre de Lorent Gómez Saleh, detenido desde hace seis meses en los calabozos del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) en Plaza Venezuela, también conocidos como ‘La Tumba’.
Luce cansada, porta unas ojeras oscuras. La señora Yamile salió este lunes en la madrugada desde Valencia y llegó a Caracas para visitar a su hijo Lorent Gómez Saleh, detenido desde el pasado cuatro de septiembre cuando fue expulsado de Colombia. En ‘La Tumba’ están también recluidos Gabriel Valles Sguerzi y otro ciudadano de nombre Juan Miguel De Sousa.
Gómez Saleh y Valles Sguerzi llevan 17 días en huelga de hambre. El sábado pasado fue trasladado a El Helicoide Gerardo Carrero, quien también estaba en ‘La Tumba’ y logró “un acuerdo” con la Defensoría del Pueblo. Gómez Saleh y Valles Sguerzi permanecen aislados en celdas monocromáticas a más de 100 metros bajo tierra, sin luz natural, sin aire fresco, mantenidas a bajísimas temperaturas y con la única visita de sus padres una o dos veces por semana.
El Ministerio Público le achaca a Gómez Saleh los delitos de conspiración, rebelión y asociación para delinquir. El caso aún está en fase preliminar. La última audiencia fue diferida el pasado 4 de febrero.
“No quieren trasladar a Lorent ni a Gabriel. Ellos continúan en huelga de hambre porque no les respetan sus derechos humanos. Mi hijo me dice: ‘mamá, yo ya no tengo nada qué perder. Si he hecho huelga de hambre antes por amigos y compañeros ¿por qué no hacerla por los detenidos en Ramo Verde y por mí mismo?’… Yo lo que quiero es que cierren ‘La Tumba’. Eso no puede existir en Venezuela”.
Cuenta que su hijo —a quien llama por su nombre de pila— está enfermo desde diciembre. La comida que le servían hasta hace unas semanas le causaron dolores estomacales, vómitos y diarreas. Los médicos del Sebin le han administrado sueros por vía intravenosa. La señora Yamile afirma que varios custodios han preferido renunciar antes de acatar órdenes y “hacer lo que hacen allí dentro”.
Semanalmente le lleva comidas que pueda conservar. La semana pasada le llevó una revista “para que pueda ver otros colores”, que los agentes supervisaron y permitieron pasar. Afirma que su hijo ha sido sometido a torturas físicas y psicológicas y que además ha sido chantajeado para que incrimine a dirigentes de oposición.
“La fiscal Katherine Harrington visitó a mi hijo y le pidió que implicara a líderes políticos. Él se negó. Ella le dijo ‘te vas a pudrir aquí en la cárcel’. Quería que incriminara a dirigentes, le dijo que ahí estaría su libertad, el traslado, o mejoras para él. Lorent le dijo que no, que él no iba a hacer eso. Lorent le comunicó todo eso a la representante de la Defensoría del Pueblo, Araminta Padrino”.
La semana pasada, Yamile Saleh acompañó en Valencia a Rosa Orozco en un acto para recordar a Geraldine Moreno, joven asesinada hace un año el jueves 19 de febrero. En el lugar también estaba Marvinia Jiménez, quien fue violentamente golpeada en un vídeo que se tornó viral en las redes sociales. El funcionario de la GNB que disparó a Moreno está imputado, mas no condenado. La agente de la Guardia del Pueblo que golpeó brutalmente a Marvinia Jiménez está aún en libertad y goza de la protección de las autoridades.
“Imagínese usted, Geraldine era la única hija de Rosa. Y se la mataron de un disparo de perdigones en la cara. Y ella estaba dándome fuerzas a mí…”.