24 mar. 2015

¿Quien es Luis Almagro, nuevo secretario general de la OEA?

Luis Almagro es elegido nuevo secretario general de la OEA

Arysbell Arismendi.- El excanciller uruguayo Luis Almagro fue elegido este miércoles, con 33 votos a favor y una abstención, como nuevo secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA). "Asumo este cargo con humildad. Mi éxito solo se hará tangible si al final de mi mandato la OEA participa para trazar un camino sólido y próspero en el continenente. Hoy más que nunca me siento americano", dijo luego de conocerse el resultado. 
Almagro, de 51 años y quien pertenece al Frente Amplio, coalición política que gobierna Uruguay desde 2005, inició su trayectoria dentro de la diplomacia como representante de su país ante la Unesco, en 1988. Luego viajó a Irán en 1991, donde cumplió funciones como primer secretario y encargado de negocios de la embajada de Uruguay en ese país. Seis años después, en 1998, pasó a desempeñar funciones diplomáticas en Alemania y en 2006 fue enviado, ya como embajador, a China, donde residió hasta 2010.
Ese año regresó a Uruguay para convertirse en el canciller del Gobierno de José "Pepe" Mujica, un periodo que culminó el pasado 1 de marzo con la proclamación del nuevo presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez.
En términos de militancia política, proviene de las filas del Movimiento de Participación Popular, creado en 1989 por los exguerrilleros del Movimiento de Liberación Nacional - Tupamaros.
Durante su gestión como canciller recibió a varios expresos de la cárcel de la base naval estadounidense de Guantánamo, así como a decenas de familias sirias, todos en calidad de refugiados, cuando se acrecentó la conflictividad política y social en esta nación del Oriente Próximo. 
Luis Almagro nació en el departamento de Paysandú, ubicado al oeste de Uruguay, el 1 de junio de 1963. Es un aficionado al Club Nacional de fútbol y habla inglés, francés y alemán. 
Sus propuestas 
El primer planteamiento del excanciller uruguayo en la presentación de su plan de trabajo el pasado 18 de febrero ante el Consejo Permanente de la OEA fue hacer un llamado a la construcción del hemisferio partiendo de la unidad, respetando las diferencias pero sin divisiones. "América ha estado dividida, es hora de reparar las heridas del pasado y construir una América unida y para todos", señaló.
Valoró los temas en los que la OEA ha tenido una participación crucial, pero afirmó que el organismo debía tomar un papel más proactivo para poder realizar una labor efectiva en la región: "La OEA del siglo XXI debe ser global, debe salir al mundo, relacionarse con países y entornos estratégicos, con organismos multilaterales globales y regionales, ser eficiente, y hacer mejor todo aquello donde tiene un valor agregado".
Para el exjefe de la diplomacia uruguaya, la OEA ha resaltado en tópicos como la articulación política, la seguridad ciudadana, la gestión de desastres naturales en Centroamérica y el Caribe, y la creación de un sistema interamericano de prevención de conflictos sociales.
Almagro centró sus propuestas en los cuatro pilares fundamentales de la OEA: democracia, derechos humanos, desarrollo integral y seguridad multidimensional. El excanciller propone que el organismo cree herramientas para conocer de cerca las coyunturas políticas y evitar desenlaces antidemocráticos.
De igual manera, plantea la creación de un Sistema Interamericano de Prevención de Conflictos Sociales para actuar en resoluciones de conflicto donde las comunidades locales se sientan afectadas por proyectos productivos o de extracción.
En cuanto al área de desarrollo, el uruguayo dijo que de resultar elegido propondría la creación de un fondo de contingencia para desastres naturales, y otro para reforzar la interconectividad del Caribe. Asimismo, planteará la formación de una iniciativa sobre cambio climático.
Por otro lado, propone la construcción de un proyecto dirigido a fortalecer la seguridad ciudadana así como la presentación de un informe anual sobre la materia para hacer análisis de diagnósticos y formular soluciones.
El representante de Uruguay resaltó la importancia de la OEA como organismo internacional con más de 50 años trabajando en el continente americano: "Esta organización a la que pertenecemos, cuenta con un acumulado histórico insustituible. Es un organismo que, por su riqueza y trayectoria, nos permite tener la certeza de construir en base a lo ya realizado para tener una proyección de futuro mutuamente beneficioso para nuestros países". 
En este sentido, expresó que parte de sus esfuerzos como secretario general estarán dirigidos a comsumar el reingreso de Cuba a la organización, país que rechazó la solicitud de integrarse nuevamente a la OEA, en 2009, luego de que la nación fuese suspendida del organismo en 1962. 
Aunque no se ha pronunciado sobre la reciente situación de Venezuela respecto a las sanciones emitidas por Estados Unidos, Almagro tiene un amplio conocimiento sobre el país, ya que formó parte de la delegación de Unasur que el año pasado estuvo en Caracas para propiciar una mesa de diálogo político entre el Gobierno y la oposición venezolana.
Con información de EFE y Prensa OEA.