26 mar. 2015

Vente Venezuela: Entre la Rotunda y la Tumba no hay mucha diferencia


Confirmado.com

Sentidos testimonios revelaron este miércoles las secuelas de las torturas en Venezuela. En el evento “De La Rotunda a La Tumba”, iniciativa del movimiento Vente Venezuela y varias organizaciones dedicadas a la defensa de los derechos humanos, familiares y especialistas en la materia hicieron un recuento de cómo se violaron y se violan las garantías fundamentales en el país. La conclusión: No hay grandes diferencias entre la famosa cárcel de Juan Vicente Gómez y los sitios de reclusión de Nicolás Maduro.

“Cien años después hay tortura en Venezuela. Muchos de los testimonios concluyen lo mismo: nada ha cambiado. Sin embargo, mucho ha cambiado, y es que el mundo hoy sabe en qué consiste la crueldad del régimen y al extremo que han llegado para permanecer en el poder y callar nuestras voces”, sostuvo la diputada María Corina Machado, presente en la actividad.

Para la líder de Vente Venezuela, en el país hoy existe una fuerza ciudadana capaz de frenar estos abusos y dar a conocer lo que sucede en el país. Recordó que la intención del régimen es “invisibilizar, criminalizar y quebrar” a los jóvenes que permanecen privados de su libertad, con el único objetivo de que “la lucha dentro de los calabozos pierda el sentido”.
  
Además, rechazó que se hable de estas personas presas como simples números. “No son estadísticas: son vidas desgarradas, familias enteras. Son dramas humanos lo que aquí vivimos”. En este sentido, celebró la valentía y el amor de cada una de las personas que ofrecieron sus testimonios, y aseguró que son una muestra del fin de la oscuridad en materia de derechos humanos.


“Siento absoluta convicción de que este pueblo saldrá de esta oscuridad. Quienes están presos serán reconocidos como héroes”, agregó.
Machado aseveró que nada justifica la indiferencia respecto a estos casos. “La indiferencia, el silencio, es complicidad. El mundo entero conoce La Tumba”, afirmó, refiriéndose a los calabozos del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), en Caracas.

  
Finalmente, la parlamentaria hizo un llamado a los países del hemisferio a revisar los informes de distintas organizaciones internacionales encargadas de registrar las violaciones a los derechos humanos en Venezuela, como ha sido el caso de Human Rights Watch (HRW). Pidió a estas naciones documentarse sobre las vejaciones que sufren los venezolanos, antes de la Cumbre de las Américas, a celebrarse en Panamá entre el 10 y 11 de abril.

Testimonios de torturas
 El evento “De La Rotunda a La Tumba” dio comienzo con el testimonio de Luis Betancourt, hijo de Pedro Betancourt, un venezolano torturado en la cárcel La Rotunda. Contó que la persecución de los jóvenes no es algo nuevo, aunque lamentó que hoy, en pleno siglo XXI, existan casos similares.
“En 1919, Venezuela, que no conocía el petróleo, era un país primitivo, donde la violencia se aplicaba contra todo opositor. No se manejaba el concepto de derechos humanos. En el siglo XXI, después de 40 años de democracia en libertad, que nosotros tengamos las cárceles que tengamos, como Ramo Verde, es algo injustificado e insólito en el país”, sentenció.

Betancourt señaló que no había mayores datos sobre La Rotunda porque había mucho miedo, tal como sucede hoy en Venezuela.


También ofreció declaraciones en el evento el padre Rául Herrera, de la Parroquia Universitaria de Caracas, quien expresó su solidaridad a las víctimas y criticó la situación de la justicia en Venezuela. “Aquí la justicia no es ciega, aquí la justicia tiene la venda caída de medio lado”, afirmó.
En representación de la ONG Fundeci, habló la abogada Elenis Rodríguez y otros dos especialistas. Todos relataron los casos que llevan desde la organización y que demuestran la violación de los derechos humanos en Venezuela.


“Tienen una novela roja. Dicen ‘me quieren matar a través de un golpe de Estado’ y con esose justifican violaciones”, aseguró Elenis Rodríguez. Contabilizó 16 persecuciones por parte de Maduro por la organización de un supuesto golpe de Estado, e indicó que se criminaliza a los más jóvenes.
  
“Están desocupando las cárceles de personas que han cometido delitos graves para llenarlas con estudiantes”, explicó. Sin embargo, aclaró que entre estos casos también se encuentran oficiales de la Fuerza Armada, como la capitana Laided Salazar, a quien acusan por rechazar agresión contra estudiantes.
  
Por su parte, la directora ejecutiva de la ONG Fundepro, Jacqueline Sandoval, explicó que en el gobierno de Hugo Chávez hubo 196 presos políticos, de los cuales quedan 9 detenidos, mientras con Maduro se habla de más de 3700 detenciones; 89 de esos ciudadanos continúan privados de libertad.
  


Sandoval resumió que desde 2012 para acá hay prácticas recurrentes: violación al debido proceso, jueces escogidos “a dedo”, juicios cortos, violaciones al derecho a la defensa, testigos comprados, pruebas viciadas y más.