30 jun. 2015

Al desnudo Por Tamara Sujú


Támara Suju Roa

Casi treinta días estuvo en vilo la atención del mundo democrático por la huelga de hambre que comenzaron y lideraron Leopoldo López y Daniel Ceballos, a los que se unieron los presos políticos Raúl Emilio Baduel, Alexander Tirado y Nixon Leal y casi 100 jóvenes en todo el país liderados por el diputado Julio César Rivas, miembro del movimiento juvenil Javu. Los huelguistas presos fueron castigados con aislamiento de sus familiares, se les negó durante toda la huelga ser atendidos por médicos de su confianza e incluso fuimos testigos del cruel traslado de Daniel Ceballos a una cárcel en el interior del país, donde fue prácticamente tirado en una colchoneta sin ningún tipo de asepsia, al lado de una letrina y de un chorro de agua que le abrían 10 minutos al día.

  
La huelga conocida por el hashtag #huelgaxlibertad estuvo en el tapete de las redes sociales, y fue seguida por usuarios de todo el mundo, solidarios con los venezolanos demócratas que recurrieron a este tipo de protesta extrema para exigir los derechos conculcados por el régimen de Nicolás Maduro.

Las peticiones de la huelga fueron: la libertad de los presos políticos, el cese de la persecución, la fecha de las próximas elecciones parlamentarias y la observación internacional de dichas elecciones. Durante éstos días, fueron pronunciándose en todas partes del mundo, ex presidentes, parlamentarios, personalidades reconocidas mundialmente, organizaciones internacionales y ONG’S , así como algunos gobiernos que manifestaron su preocupación por la situación de los presos políticos y los DDHH en nuestro país.

Entre las primarias victorias se contaron los pronunciamientos del Secretario General de la Unasur, Ernesto Samper, quien informó a través de su cuenta Twitter que la organización que representa estaría presente en las próximas elecciones parlamentarias y además agregó que esperaba que organismos internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE) “cumplan su tarea” en la jornada electoral.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, le tomó la palabra a Samper y también escribió en su cuenta Twitter lo siguiente: “OEA dispuesta a unirse a observación electoral en Venezuela, si gobierno Nicolás Maduro acepta nuestra participación”. Inmediatamente después, Christian Leffler, director para las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior, escribió también en su cuenta Twitter que la Unión Europea estaba lista para hablar con el CNE sobre las elecciones y ver junto a la OEA y Unasur cómo podían ayudar.

Llegaron al país el expresidente español Felipe González, Andrés Pastrana, Jorge Quiroga y una comisión de parlamentarios brasileños. Todos se fueron insultados y acosados por el gobierno venezolano, sin poder constatar la situación de los presos políticos, e incluso a los parlamentarios brasileños le montaron un acto de repudio subiendo hacia Caracas protagonizado por simpatizantes del régimen, que mostró el talante antidemocrático y vergonzoso que el gobierno mantiene contra los demócratas y disidentes de su proyecto de poder.

La iglesia católica venezolana tuvo un papel fundamental y solidario. El presidente de la Conferencia Episcopal, Diego Padrón, estuvo visitando a los jóvenes huelguistas y brindándoles su apoyo, y se trasladó a San Juan de los Morros para ver a Daniel Ceballos y convencerlo cuando estaba delicado de salud, de cesar la huelga de hambre. El Cardenal Urosa Sabino también elevó su voz, pidiendo respeto por los presos políticos y solidarizándose y visitando a los jóvenes que estaban en la protesta, pidiéndoles no causarse daños físicos irreparables y seguir luchando por sus ideales, pero vivos y sanos.

La fecha de las elecciones llegó al final. El 23 de Junio. Arrancada prácticamente de la garganta de la Sra. Lucena aunque lo nieguen, por la presión. Algo que debía ser normal con un gobierno que se mienta democrático terminó siendo un ruego, un suplicio para la oposición democrática. En sus declaraciones reiteró la invitación solo a la Unasur para avalar el proceso, sin hacer referencia a el ofrecimiento de la OEA y la UE por estar también presentes. Le toca a Ernesto Samper, tal y como lo puso en su Twitter, exigirle al gobierno nacional y al CNE que permitan que la OEA y la UE “cumplan con su tarea” y vengan a observar las elecciones parlamentarias.

El mismo día 23 fueron liberados dos estudiantes que estaban recluidos en El Helicoide, Gerardo Resplandor y Douglas Morillo, quienes ya tenían más de un año presos por manifestar. El día jueves 25 en horas de la noche, recibió medida humanitaria Andrés León, de 22 años, que sufre de cardiopatía interventricular y se encontraba muy débil. Estas libertades sólo prueban la arbitrariedad infligida contra estos muchachos que han pasado meses y meses injustamente detenidos. El esfuerzo, sacrificio y valentía de los huelguistas, junto con los abogados defensores y la mediación de la defensoría, ¡había traído la libertad de esta muchachos!

Hoy continúan presos 74 venezolanos por motivos políticos, 2055 personas están siendo procesadas penalmente con sus libertades restringidas, Leopoldo López, Daniel Ceballos y Antonio Ledezma, quienes representan y lideran a dos partidos políticos de la oposición, siguen privados de libertad. Tenemos fechas de elecciones pero no tenemos observación internacional ni auditoría, y ya empezaron a objetar algunas postulaciones de candidatos de la oposición, mientras el gobierno sigue amenazando, inventando conspiraciones e instigando al odio y a la división. Estimados lectores, los tiranos no dialogan ni quieren mediación, porque esto significa quedar al desnudo con sus macabras intenciones para permanecer a cualquier costo en el poder. El camino a transitar en los próximos meses será duro, intenso, pelando palmo a palmo, con la ventaja para la oposición democrática de que de que el gobierno se quitó la careta y le mostró al mundo lo corrupto, malévolo e incompetente que es.

 @Tamara_Suju/La Razón