3 jul. 2015

Defensa y familia de López piden que sus médicos lo visiten

Dirigentes entregaron un escrito en Fiscalía en el que aseguran que no se ha comprobado la culpabilidad de 75 presos políticos

ÁLEX VÁSQUEZ
ALVASQUEZ@EL-NACIONAL.COM
La defensa de Leopoldo López presentó ayer un escrito ante el Tribunal 28° de Juicio en el que solicita que médicos de confianza puedan visitarlo y comprobar su estado de salud, debido a que estuvo 30 días en huelga de hambre. También pide una medida sustitutiva de libertad para que el dirigente continúe el juicio en la calle. Su abogado, Juan Carlos Gutiérrez, aseveró que no hay motivos jurídicos para que López continúe tras las rejas.
A la solicitud se sumó la familia desde hace semanas y consiguió que la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, les prometiera que autorizaría al médico de confianza, pero esto nunca se materializó. La funcionaria aseveró el martes ante el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas que los médicos personales de López lo han visitado.
La hermana del dirigente, Diana López, lo niega: “Eso es falso, no ha habido ninguna asistencia del médico de confianza. La fiscal quiere llevar al médico que ella diga. Ella se comprometió para que el médico personal lo revisara, pero el director de la cárcel de Ramo Verde, el coronel Homero Miranda, le ha negado el acceso. En este momento nuestra prioridad es que sus médicos lo visiten; el abogado se lo ha pedido a la juez”.

Confirmó que pudo ver a su hermano el domingo y se encuentra estable, que ha recuperado cerca de tres kilos. “A simple vista se puede constatar que está mejor y se está recuperando. Pero hizo una huelga de hambre durante 30 días, tiene que examinarlo un médico”, expresó.
Aseguró que insistirán en su petición para que el gobierno autorice que la Cruz Roja Internacional visite a su hermano y a todos los presos políticos en Venezuela. “Desde los años setenta hasta 2013 la Cruz Roja visitaba las cárceles venezolanas. Visitó a Hugo Chávez, por ejemplo, cuando estuvo preso”, agregó.

Cautelares. Los concejales de Voluntad Popular Reinaldo Díaz, Gladys Castillo, Luis Somaza, Alfredo Jimeno y Rafael del Rosario consignaron ante el Ministerio Público un documento en el que exigen la libertad de 75 presos políticos. Al principio, un grupo de trabajadores oficialistas impidió la entrega del escrito. Los dirigentes se retiraron, pero en un segundo intento pudieron entregarlo.
Díaz lamentó que un secretario, y no un fiscal, recibiera el documento: “Le exigimos a la fiscal que declare el sobreseimiento a los 75 presos políticos, pues no se ha encontrado ninguna prueba en su contra”.
Recordó los casos de Rosmit Mantilla y Gilberto Sojo, quienes hasta el momento no han tenido ni la primera audiencia; de Alexander Tirado y Raúl Emilio Baduel, “condenados a ocho años de prisión sin ninguna prueba”, y de Daniel Ceballos y Leopoldo López, contra quienes –aseveró– no se ha demostrado culpabilidad.
“Si los quieren llevar a juicio, pues debe ser en libertad y por eso nosotros les exigimos que se les otorguen medidas cautelares. Hay 19 de estos 75 presos políticos que se encuentran en condiciones de salud graves”, agregó.