18 ago. 2015

A LOS 11 AÑOS DE UNA PRISION INJUSTA LOS HERMANOS ROLANDO GUEVARA OTONIEL GUEVARA y JUAN BAUTISTA GUEVARA POR LA NARCODICTADURA


Valencia. Los hermanos Rolando y Otoniel Guevara, ex comisarios de la PTJ y Disip respectivamente, fueron localizados la noche del jueves, maniatados y amordazados por comisiones del Comando Antiextorsión y Secuestro de la Guardia Nacional. 
https://cheo0607.wordpress.com/

Ambos ex policías, ya jubilados, fueron denunciados como desaparecidos por sus familiares en Caracas el pasado miércoles, quienes temían por sus vidas porque ambos han sido vinculados con las investiga ciones del caso de asesinato del fiscal Danilo Anderson. 
Tanto Rolando como Otoniel fueron supuestamente localizados por un transeúnte en la vía El Paíto, al sur de Valencia, quien comentó a efectivos de la Guardia Nacional que ambos estaban amordazados y maniatados, aparentemente custodiados por más de diez hombres que portaban armas, señalaron fuentes de la GN. En la realización de un patrullaje por la vía observaron a dos sujetos que caminaban a tientas y semidesnudos, en tanto trataban de quitarse los mecatillos con los cuales había sido atados. 
Los sujetos se identificaron ante las comisiones de la GN como Rolando Jesús Guevara Pérez, de 38 años, ex comisario de la PTJ, y Otoniel José Guevara Pérez, de 47 años, jubilado de la Disip. 
Ya en la sede del Comando Regional número 2, los hermanos Guevara fueron atendidos, se les suministró ropa y se les permitió bañarse, ya que según dijeron en la GN tenían tres días sin bañarse. 
Un helicóptero descendió en las instalaciones de la Guardia Nacional, trayendo consigo al fiscal 30 del Ministerio Público, Yoraco Bauza, y al jefe de CORE 5, general Luis Mota Domínguez y otros funcionarios. 
A pesar de la insistencia, nunca se dijo el porqué los hermanos Guevara estaban en El Paíto ni quienes habían sido sus secuestradores, sólo se corrieron versiones que vinculan a la policía política con su desaparición y posterior libertad en Valencia, para que fuesen capturados legalmente. Esta versión es rechazada en su totalidad por la Disip y por el ministro de Interior y Justicia, Jesse Chacón. 
Se afirma que a Otoniel Guevara lo detuvieron en la urbanización Los Cortijos, mientras caminaba, y a Rolando de manera parecida, acorralado por los disip en El Cafetal. 
Los hermanos Guevara llegaron a la ciudad capital pasada la 1:00 de la tarde. 
El traslado fue muy accidentado debido al mal tiempo. Salieron desde Valencia y tuvieron que aterrizar en Maracay y terminar el recorrido por tierra. 
Trascendió extraoficialmente que además de su presunta vinculación con el caso Anderson como los supuestos autores y coordinadores materiales, Rolando y Otoniel Guevara al parecer serán señalados, como los presuntos responsables de los atentados terroristas de Caracas Teleport, de las embajadas de Colombia y España y de estar en supuesta vinculación con los militares disidentes de la plaza Francia por, supuestamente, haber organizado la seguridad de los castrenses durante el tiempo de su protesta. 


Pedro Miguel Castillo, uno de los abogados de los hermanos Otoniel y Rolando Guevara, sentenciados a pena máxima por su presunta participación en el asesinato del fiscal cuarto del Ambiente, Danilo Anderson, pide cárcel para el ex fiscal Isaías Rodríguez por ‘violación a los derechos humanos, no se ajustó a las reglas morales, ni legales’, afirmó el penalista. 
A juicio del litigante Isaías Rodríguez no sólo violó las leyes, sino que además durante este montaje ‘hubo torturas, persecuciones y ejecuciones extra judiciales’, aseguró. 
Dijo que el montaje para culpar a inocentes fue planificado por una ‘gavilla’, dirigida y conformada por jueces, fiscales y policías que tienen que pagar por todo lo que hicieron’. 
Castillo dejó claro además que esta declaración de Giovanny Vásquez, ha sido la que más se acerca a la realidad de los hechos. ‘Si doy un ejemplo puedo indicar que por lo menos a Otoniel, durante todo el juicio, que fueron 21 audiencias, sólo lo nombraron en dos oportunidades, en la 20 y la 21, por Giovanny Vásquez y por Alexis Peñaloza. Todo el mundo sabe que esto fue un montaje y que los hermanos Guevara son inocentes’, aseguró. 
Enfatizó el abogado que tanto las declaraciones como la pruebas presentadas por Giovanny Vásquez demuestran la inocencia de los hermanos Guevara ya que desde un principio se habría hablado ‘de este mal montaje con sectores del Cicpc, del (ex) fiscal general y por ello él debe ser enjuiciado’. 
Manifestó que a la fiscal Luisa Ortega Díaz le quedan dos opciones ‘representar a la Venezuela decente o amparar a su compañero de bufete Isaías Rodríguez’. 
ESTRATEGIAS A SEGUIR 
Hasta los momentos los abogados de los hermanos Guevara no han definido estrategias pero tienen varias opciones judiciales que presentar cómo es la revisión de la sentencia en su artículo 470 del Código Penal en los ordinales 3 y 4. 
E incluso acotó que el caso puede reabrirse, por que aún está abierta la averiguación de Johann Peña, Pedro Lander y la de los autores intelectuales, ‘pero hay que profundizar en la investigación y la Fiscalía tiene el deber moral de reabrirla porque hay un grupo de personas sometidas al escarnio público; además están los asesinatos de Juan Carlos Sánchez, Antonio López Castillo y el inspector del Cicpc, Luis Alberto Pabón’. 
¿ENCONTRADOS CULPABLES? 
Recordemos que los hermanos Otoniel y Rolando Guevara fueron encontrados culpables de haber colocado el explosivo que voló la camioneta del fiscal Danilo Anderson. 
A su primo hermano Juan Bautista Guevara la pena máxima de 30 años, por haber cometido los delitos de homicidio calificado mediante incendio con premeditación y alevosía, agavillamiento, porte ilícito de arma de fuego y posesión de arma de guerra. 
Según la exposición hecha por el juez Cabrera, antes de dictar sentencia, quedó comprobado a través de más de 200 horas de testimonios de testigos y expertos durante las 22 audiencias del juicio, que el explosivo utilizado para dar muerte al fiscal Anderson fue C-4, el cual Rolando y Otoniel Guevara recibieron de manos del testigo clave Giovanny José Vásquez, en Caracas. Versión que fue desestimada por la defensa. 
EXTRAÑA MANERA 

DE SER CAPTURADOS 
Los hermanos Guevara fueron supuestamente localizados por un transeúnte en la vía El Paíto, al sur de Valencia, quien comentó a efectivos de la Guardia Nacional que ambos estaban amordazados y maniatados, aparentemente custodiados por más de diez hombres que portaban armas. Horas después fueron encontrados por efectivos de la GN caminando semidesnudos, fueron trasladados al Comando Regional Nº 2, donde se les dio ropa y se les permitió bañarse. 
Ambos ex policías, ya jubilados, fueron denunciados como desaparecidos por sus familiares, quienes temían por sus vidas porque ambos han sido vinculados con las investigaciones del caso de asesinato del fiscal Danilo Anderson. 
Los sujetos se identificaron ante las comisiones de la GN como Rolando Jesús Guevara Pérez, de 38 años, ex comisario de la PTJ, y Otoniel José Guevara Pérez, de 47 años, jubilado de la Disip. 
A pesar de la insistencia, nunca se dijo el porqué los hermanos Guevara estaban en El Paíto ni quiénes habían sido sus secuestradores, sólo se corrieron versiones que vinculan a la policía política con su desaparición y posterior libertad en Valencia, para que fuesen capturados legalmente. Esta versión es rechazada en su totalidad por la Disip y por el ministro de Interior y Justicia, Jesse Chacón. 
DE CARACAS A VALENCIA 
Se afirmó para entonces que a Otoniel Guevara lo detuvieron en la urbanización Los Cortijos, mientras caminaba, y a Rolando de manera parecida, acorralado por los disip en El Cafetal. 
Para esa misma época los penalistas Pedro Miguel Castillo y Morly Uzcátegui, abogado del llamado ‘testigo estrella’ del caso Danilo Anderson, al salir de una larga jornada en la Fiscalía, indicaron que Giovanny Vásquez consignó pruebas que demuestran el presunto ‘montaje’ en la investigación del asesinato del fiscal. Entre estas está un presunto guión escrito por Isaías Rodríguez, fotos en la isla presidencial de La Orchila y un video grabado por la periodista María Angélica Correa. 

CINCO DÍAS PARA ARMAR LAS PISTAS DE UN CRIMEN
El atentado contra Danilo Anderson se reconstruyó a partir de la información que arrojaron las llamadas a celulares y por el aporte de testigos en Bello Monte. Materialmente está “resuelto”, dijo el ministro
Sábado 20 
Tras recibir honores y condecoraciones póstumas de diferentes representantes de los poderes públicos, fue sepultado en el Cementerio del Este el fiscal Danilo Anderson, asesinado el jueves 19, al recibir el impacto de una carga explosiva depositada en su carro. 
El ministro del Interior y Justicia, Jesse Chacón, informa que las investigaciones recién iniciadas arrojan algunos resultados: que el explosivo utilizado fue C-4, que se usó una cantidad bastante baja (aproximadamente 250 gramos), seleccionada para focalizar el impacto en la víctima y que para detonar el artefacto se empleó un mecanismo inalámbrico, probablemente un teléfono celular. 
La comisión multidisciplinaria designada para investigar el hecho quedó formada por funcionarios de la División contra Homicidios, Siniestros, Inteligencia y Planimetría del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, y expertos explosivistas de la Disip, Polimiranda y Fiscalía, todos bajo la coordinación de Chacón. Para el grupo la bomba fue adherida a la parte externa baja del vehículo mientras estaba estacionado en el Iupol, pues se consiguió un imán que habría sido empleado para mantenerlo fijo. 
El fiscal general informó que los fiscales asignados a las averiguaciones fueron Gilberto Landaeta, Yoraco Bauza y Leoncio Guerra. Estos le suministraron “buenas noticias relacionadas con las celdas de celulares”. 
En horas de la mañana, el ex funcionario del CTPJ Juan Bautista Guevara Rodríguez, de 41 años de edad, fue interceptado y sometido por un grupo de hombres que lo siguió hasta su residencia, en la urbanización Fuente Ventura del sector Castillejo de Guatire. Así lo denunció su esposa, Carmen Medina, ante la División de Antiextorsión y Secuestro de la policía científica. Este ciudadano habría participado en el esclarecimiento de los casos de carros bomba y sobres bomba que se sucedieron en 1993. 
Se conoció que, este mismo día, el abogado Antonio López acudió a la Fiscalía para denunciar la desaparición de Guevara, en representación de sus familiares, quienes lo contactaron en la galería de tiro Magnum para que averiguara su paradero. 
Domingo 21 
La esposa de Juan Bautista Guevara declara a los medios que su cónyuge fue interceptado “por supuestos funcionarios policiales; golpeado, esposado y montado en una camioneta” y que ella habría intentado impedirlo. Dijo también que uno de los hombres que se lo llevó irrumpió en su casa, arma en mano, para preguntar quién más estaba en la residencia. Informó que la camioneta de su marido tenía un dispositivo de seguridad que permite el rastreo vía satélite y que por esa circunstancia se supo que el sábado el vehículo estuvo en las inmediaciones de Las Acacias. Juan Guevara tiene un restaurante en Miami y un local comercial en Sabana Grande. 
El comisario de la Policía de Miranda, David Colmenares, miembro de la comisión multidisciplinaria que investiga el caso, informó que había solicitado los registros de egresos de hoteles ubicados en esa región la noche que mataron al fiscal. Dijo que la pesquisa podría indicar que alguien abandonó el hospedaje después de participar en el hecho criminal, ya que las últimas llamadas recibidas por Anderson se originaron en Caucagua. 
El fiscal general anunció que los casos que estaban en manos de Anderson serían reasignados para evitar paralizaciones o retrasos.
Lunes 22 
Mientras la policía científica niega, de manera oficial, la detención de Juan Bautista Guevara Rodríguez, otras fuentes insisten en que el ex funcionario fue apresado por agentes del Cicpc y llevado a la Disip para ser interrogado. Guevara habría sido implicado por testigos que aseguraron haberlo visto en las cercanías de la morgue de Bello Monte, la noche del asesinato de Anderson. Su esposa asegura que estuvieron juntos en su domicilio y que al día siguiente supieron del suceso por los medios de comunicación. Carmen Medina de Rodríguez continúa buscando a su esposo y precisa que el sábado incluso declaró en la Fiscalía, pero ninguna autoridad le ha dicho dónde se encuentra. 
Fueron citados a declarar ante la comisión investigadora los funcionarios que estaban de guardia el jueves 18 en la morgue de Bello Monte. 
Se anunció la celebración de una cumbre antiterrorismo entre miembros de los poderes Ejecutivo, Legislativo, Ciudadano y Judicial, y la Fiscalía, con la finalidad de “conjurar cualquier ramificación que pudiera existir en torno al crimen de Danilo Anderson. 
El vicepresidente de la República, José Vicente Rangel, aseguró que las investigaciones “van por buen camino” y que apuntan “hacia sectores que han participado en la actividad violenta en los últimos tiempos”. 
Por órdenes del fiscal general, el Ministerio Público dará protección especial a los fiscales bajo riesgo. El Tribunal Supremo analizará la posibilidad de crear un juzgado especial para combatir el terrorismo. 
Martes 23 
Antes del mediodía, en las cercanías de Plaza Venezuela, se produjo un enfrentamiento entre funcionarios del Cicpc y el abogado, de 32 años, Antonio López Castillo. Como resultado, fallecieron el profesional del Derecho y uno de los policías del grupo que seguía al litigante, supuestamente solicitado en las investigaciones sobre la muerte de Anderson. 
Testigos presentes en el lugar señalaron que un Toyota sin identificación policial se cruzó frente al vehículo de López y se inició el intercambio de disparos. Trascendió que una agenda personal se habría encontrado en el vehículo del abogado y podría haber sido utilizada para ubicar a otros presuntos involucrados en los hechos. Tambien hallaron dos granadas y una pistola 9 milímetros. 
López Castillo trabajaba en el escritorio De Sola-Pate y era hijo de la ex senadora socialcristiana Haydée Castillo y de Antonio López, cuya residencia, ubicada en la calle Tamanaco de Oripoto, fue allanada pocas horas después por agentes de la comisión multidisciplinaria que sigue el caso Anderson. 
Horas después, el ministro Jesse Chacón informó el decomiso, en esa casa, de un arsenal de armas y explosivos sofisticados. Los padres de López dijeron desconocer el origen del armamento y denunciaron que el fiscal se presentó sin orden de allanamiento y sin testigos. Aseguraron que tendrán que demostrar que lo hallado pertenecía a su hijo, ya que los funcionarios estuvieron solos en la casa durante hora y media y “a nadie le consta que no sembraron el material bélico”. 
Entrada la tarde, el fiscal general, Isaías Rodríguez, admitió que Juan Bautista Guevara “estaba siendo interrogado” desde el sábado como parte de las investigaciones sobre Anderson, aunque afirmó que “no está detenido”. 
A esa misma hora, una comisión policial detuvo a Otoniel Guevara cuando salía de la Galería Magnum. También fue aprehendido Rolando Guevara. Ambos son primos de Juan Bautista Guevara. Las esposas de los tres los reportaron como desaparecidos ante la Fiscalía. 
En la madrugada, se produjo otro allanamiento en la residencia del piloto Jesús Zorrilla, en la urbanización Santa Sofía, y en la casa de Jorge Henares, en Altamira. Ambos aparecían mencionados en la agenda del fallecido Antonio López. De la casa del piloto se llevaron una computadora y documentos. De la de Henares, una pistola Glock, dos PrietoBeretta y dos escopetas. 
Miércoles 24 
A las 2:00 de la tarde fueron reseñados en flagrancia, en el Palacio de Justicia, Haydée Castillo y Antonio López. La audiencia no se celebró porque el juez Maikel Moreno, quien será el que conozca el caso, estaba atendiendo otros asuntos. Los esposos permanecieron toda la tarde en los cuartos de los alguaciles ubicados en los sótanos. Se supo que pasarían la noche en los calabozos de la División de Captura de la policía científica. 
Jacqueline Sandoval, esposa de Rolando Guevara, acudió a declarar a la Fiscalía General de la República, según lo informó la esposa de Otoniel Guevara. El abogado de éste, Pedro Miguel Castillo, visitó los organismos de seguridad, pero negaron que su representado estuviese detenido. 
Otoniel Guevara estuvo vinculado a las investigaciones del caso Vladimiro Montesinos y fue ex secretario general de la Disip. Rolando Guevara se desempeñó como comisario de la antigua PTJ. 
El ministro Chacón confirmó que respecto a la autoría material el caso Anderson “está prácticamente cerrado”. No descartó que se produzcan nuevas detenciones. 
Trascendió que el cadáver de Antonio López Castillo será sometido a reconocimiento posmórtem. 
Con información de Irma Alvarez, Juan Francisco Alonso, María Isoliett Iglesias y Teresa De Vincenzo.
CASO DANILO Anderson culpables josé Vicente Rangel y el sobre nombre del otro era el pelados 
El fiscal IV Ambiental Danilo Anderson murió a las 9:35 de la noche del 18 de noviembre de 2004 en la Av cuando un explosivo C4 colocado debajo del asiento fue activado por celular. La clave del caso Anderson: el asesino José Vicente Rangel, a 11 años de su muerte  

El reportaje contiene declaraciones de Marisela Anderson, hermana del fiscal, quien le dedica fuertes palabras al ex vicepresidente y exministro de la Defensa: “Si tuviera frente a frente al ex vicepresidente de la República, José Vicente Rangel, lo calificaría como “asesino” pues nadie le quita “que él haya sido el autor intelectual de este hecho. José Vicente ha sido un oportunista que se ha llenado de todos los gobiernos”. 
Dice además la hermana que “José Vicente está detrás de los banqueros que mi hermano quería meter presos por hechos de corrupción. Nadie me quita de la cabeza esa hipótesis” (agrega el periodista que “la muerte del ex fiscal Danilo Anderson trajo como consecuencia la división de la familia Anderson por razones políticas”.) 
El fiscal IV Ambiental Danilo Anderson murió a las 9:35 de la noche del 18 de noviembre de 2004 en la Av cuando un explosivo C4 colocado debajo del asiento fue 
El 18 de noviembre de 2004: el Fiscal del Ministerio Público, Danilo Baltasar Anderson, fue asesinado en la Avenida Las Ciencias de la Urbanización Los Chaguaramos, mientras manejaba su vehículo. Una llamada activó la caja que contenía explosivos C4 debajo de su asiento, que le causó la muerte. Hoy, a siete años de su desaparición física, aún queda mucha tela por cortar y bastantes son los implicados en este caso, que al parecer fue olvidado por la justicia venezolana 
Un asesinato con una escena del crimen, evidencias que constituyeron elementos de la investigación y testimonios claves dentro del expediente que no se tomaron en cuenta han marcado, luego de 2.530 días, la muerte de Danilo Baltasar Anderson. 
A las 9:35 de la noche del 18 de noviembre de 2004, dos detonaciones alarmaron a los vecinos de la avenida Las Ciencias de Los Chaguaramos. Minutos después se enterarían por los medios de comunicación de que el Fiscal IV Ambiental con competencia nacional, Danilo Anderson, había sido víctima de un atentado. 
Horas antes al hecho, Anderson se encontraba en el Instituto Universitario de la Policía Científica (IUPOL) donde estaba cursando un postgrado, cuando habría recibido unas llamadas amenazantes a su teléfono móvil. 
En la Toyota Autana amarilla, de su propiedad, detonó un explosivo colocado a la altura del asiento del conductor. Instantes después explotaba el tanque de gasolina. 
La muerte del ex Fiscal fue instantánea. 
De acuerdo al análisis forense, no se hallaron restos de cenizas en el paladar, la tráquea y los pulmones, lo que reveló que Anderson no respiró durante el momento de la combustión. 
Esparcidos por el lugar quedaron algunos objetos de la víctima, reconocidos por sus familiares: Dos celulares, una pistola Glock 9 milímetros, proyectiles del mismo calibre, una agenda electrónica, un anillo, una cadena de oro y la foto de una mujer. 
Tras una investigación que despertó sospechas, dudas y silencios, tres personas fueron detenidas en extrañas circunstancias, acusadas luego de perpetrar el crimen. A pocos días de cumplirse un año de este asesinato, la Fiscalía imputó a unos supuestos autores intelectuales, sobre la base de la declaración de un testigo: Giovanni Vásquez de Armas, quien sería conocido como “el testigo estrella” de la investigación. 
Meses después, éste anunciaría al país que nunca participó en las supuestas reuniones donde se habría planificado el atentado contra el fiscal. Cabe destacar que su primera declaración fue el fundamento para las diferentes imputaciones a los “culpables materiales e intelectuales”. 
“El testigo estrella” del entonces fiscal Isaías Rodríguez señaló en su declaración del 8 de abril de 2008 que el también ex fiscal Gilberto Landaeta le había señalado que el ex vicepresidente y ex ministro de la Defensa, José Vicente Rangel presuntamente habría “mandado a matar” a Danilo Anderson por éste haberlo amenazado de sacar a la luz pública la supuesta red de extorsión en la que el ministro participaba. La confesión atribuida a Landaeta habría sido producto de un ataque de “rabia” por su destitución en el Ministerio Público. 
Giovanny Vásquez lo señala como autor intelectual. “Landaeta me dijo que José Vicente lo mandó a matar” refiriéndose a Danilo Anderson. Desde entonces, se ha creado una matriz de opinión donde se señala la supuesta vinculación directa de José Vicente Rangel en el atentado que sufriría el fiscal, quien investigaba grandes casos contra dirigentes políticos, opositores y oficialistas. 
Muchos han sido los cabos sueltos sobre la muerte de Danilo Anderson. Días después que falleció se publicaron actas de entrevistas, presuntamente elaboradas por el CICPC. En ellas, los interrogatorios revelaban que en el entorno de la víctima existía una red de extorsión. Aún así, el Ministerio Público desmintió tales acusaciones. 
La supuesta red de extorsión incluía a jueces, empresarios, banqueros, abogados y fiscales. También a algunos firmantes del decreto de Carmona -por el vacío de poder de 2002- en cuya acta reposaban los nombres de las personas que estarían siendo investigadas por Anderson. 
Estas son las hipótesis que se manejan en torno al asesinato del fiscal, quien se convirtió en “mártir de la revolución”. Siete años después, este crimen no ha sido esclarecido en su totalidad. 
Marisela Anderson 
Criada en la parroquia La Vega, callejón José Félix Ribas, casa número 85, la hermana del fiscal Danilo Baltasar Anderson, describe a su hermano como “una buena persona”. Criado por su madre, en un ambiente humilde, Danilo era amante del deporte y la naturaleza, lo que posteriormente le llevó a convertirse en fiscal ambiental con competencia nacional. A pesar de la muerte de su madre, antes de convertirse en abogado, fue consecuente con sus estudios, y gracias a su hermana pudo graduarse. Ella lo define como “un buen amigo y hermano”. 
La llegada de Danilo Anderson a la palestra pública ocurre durante los hechos de abril de 2002, cuando llega en persona a Venezolana de Televisión, canal 8, dispuesto a retomar el control de las instalaciones de la planta televisiva, luego de su cierre, como garante de los derechos de quienes se encontraban laborando en el canal. 
Luego le asignan casos como el decreto de Carmona, cuando firmaron muchos políticos opositores al gobierno de Hugo Chávez, que reconocían a Pedro Carmona Estanga como Presidente de la República el 11 de abril de 2012. 
Por otra parte, Anderson también estaba realizando investigaciones contra Freddy Bernal, los pistoleros de Puente Llaguno y otros políticos oficialistas. 
Marisela Anderson relata que luego del asesinato de su hermano, en las ceremonias post-mortem, las personas que el fiscal estaba investigando fueron quienes cargaron la urna. “No sé por qué estaban allí, seguramente era para asegurarse de que realmente Danilo Baltasar Anderson estaba muerto, y uno de ellos era José Vicente Rangel, el entonces vicepresidente de la República”. 
Desde el principio de los hechos, relata Marisela Anderson, siempre escuchó que José Vicente Rangel estaría involucrado en la muerte de su hermano, “tanto así, que me causa mucha sospecha, que a los 15 minutos de la explosión, ya el vicepresidente de la República se encontraba en el lugar, casi llegó primero que la policía científica. José Vicente está detrás de los banqueros que mi hermano quería meter presos por hechos de corrupción. Nadie me quita de la cabeza esa hipótesis”. 
La familia Anderson no recibió apoyo de ningún funcionario del gobierno venezolano, salvo “la vice-fiscal, quien en reuniones había prometido actuar para esclarecer ese hecho, pero hasta ahora, no ha sucedido”. Resalta que la única vez que vieron al presidente Hugo Chávez fue en la sede de la Fiscalía, donde “nos saludó y preguntó que si éramos de Carapita, donde se habría criado el fiscal, a lo cual contestamos, que era en La Vega donde realmente había nacido y se había criado Danilo”. 
Destaca que un inspector del CICPC, de apellido Cuella, fue la única persona con quien se entrevistó, y la conclusión a la que llegó fue “detrás de este atentado hay mucha gente pesada del entorno del fiscal”, relata Marisela Anderson. 
“Esa noche, los escoltas que tenía asignado mi hermano, no se encontraban con él. También, cuentan las versiones que en todo el recorrido que realizó Danilo, hasta el lugar de la explosión, habría pasado por alrededor de cinco puntos de la DISIP quienes se encontraban monitoreando la zona”. 
La muerte del ex fiscal Danilo Anderson trajo como consecuencia la división de la familia Anderson por razones políticas. Entre los deudores del fiscal, se tildaron unos como otros “zamuros”, ya que el fallecido contaba con bienes, más no con un heredero directo. 
Parte de la familia Anderson consideró como un “circo montado desde las altas esferas del poder, lo relacionado con la muerte del ex fiscal, dando pie a diferentes interrogantes, que en la actualidad siguen sin respuestas”. 
A pesar de las consecuencias que podría conllevar la siguiente afirmación, Marisela Anderson señala que si tuviera frente a frente al ex vicepresidente de la República, José Vicente Rangel, lo calificaría como “asesino” pues nadie le quita “que él haya sido el autor intelectual de este hecho. José Vicente ha sido un oportunista que se ha llenado de todos los gobiernos” afirmó. 
Parte de la familia Anderson, no espera nada de la Fiscalía General de la República, sólo pueden señalar que creen en la justicia divina y que más temprano que tarde se brindará justicia a este polémico caso, que siete años después aún se encuentra sin resolver. 
Sin rencor, Marisela Anderson, intenta llevar una vida normal, no desea que ninguno de los responsables de la muerte de su hermano sea castigado de la misma forma en que él murió. Cree que cuando trascienda esta “barbarie de gobierno, impunidad y anarquía que vive el país” encontrará respuestas ante nuevas autoridades en el poder.
Casos importantes 
El fiscal Danilo Anderson, luego de retomar Venezolana de Televisión durante los hechos de abril de 2002, le fueron asignados diferentes casos que involucraban sectores políticos de la oposición y oficialistas. 
Entre las causas más importantes resaltan las investigaciones a los dirigentes opositores, quienes habrían firmado el “Carmonazo” reconociendo el gobierno de facto de Pedro Carmona Estanga. Adicionalmente, realizó investigaciones a diferentes políticos del MVR quienes tendrían conexiones con hechos de corrupción en entidades bancarias. 
Que papel toca las torres del silencio Pues sencillo en las torres del silencio se guardaban papeles donde se sabia que José Vicente Rangel y porte del MVR estaban en corrupción tanto así que diosdado cabello ya estaba figurando en esos casos de corrupción su forma de como se quema es un silencio por que ? Simple documentos pruebas cheques de diferentes personas como josé Vicente Rangel y personas bancarios y mas aun expedientes de no solo josé Vicente Rangel si no de el mismo diosdado cabello nunca se supo que inició el fuego pero si se aseguran que como se asesino a danilo Anderson paso lo mismo en las torres 

Las medidas alternativas al cumplimiento de la pena de las que ya pueden gozar los presos políticos Rolando Guevara, Otoniel Guevara y Juan Guevara, condenados por el asesinato del Fiscal Danilo Anderson, no quieren ser otorgadas pues parece que las autoridades pretenden hacerse ciegas, sordas y mudas.