7 sept. 2015

Otras formas de estar preso en Venezuela

Presos

ADRIANA NÚÑEZ MOROS / MARÍA ALESIA SOSA CALCAÑO

Estar tras las rejas no es la única forma de quitarle la libertad a una persona. El Gobierno ha encontrado otras maneras de encarcelar a sus adversarios políticos

En  Venezuela miles de personas viven una libertad con apellidos: condicional, con régimen de presentación, con prohibición de declarar a los medios o de salir del país. Desde las protestas de 2014, diez venezolanos tienen medidas de casa por cárcel y 2.056 está libre con medidas cautelares, según el Foro Penal Venezolano. Después de meses o años tras las rejas han sido “liberados” pero con condiciones.


El abogado constitucionalista Alberto Arteaga explica que es factible sancionar a un sospechoso con la restricción de sus libertades. Pero esta posibilidad queda restringida a los implicados en delitos “muy graves” como secuestros, robos, violaciones u  homicidios. “Esto debe ser excepcional, ya que mientras no exista una condena, se presume que la persona es inocente. La regla en el proceso penal es el juicio en libertad. Solo se debe privar de ella cuando hay peligro de fuga o que el imputado obstaculice el proceso”.
Ponerle “peros” a la libertad de una persona, cuya responsabilidad penal no ha sido comprobada, es someterlo a una “pena anticipada”, dice. “A nadie se le puede prohibir declarar a los medios. Se viola la libertad de expresión, el derecho a la defensa y la presunción de inocencia”, señala.

Chepa de González: Régimen de presentación
Rodolfo González, a quien el Gobierno apodó "El Aviador", se suicidó en su celda del Sebin en El Helicoide el 12 de marzo de 2015. Lo detuvieron en abril de ese año y fue acusado de actuar como operador logístico de las protestas registradas en Caracas en 2014.
Pero el calvario de la familia González no terminó con la muerte de “El Aviador”. El día que Rodolfo fue detenido, a su esposa, Chepa de González, le dijeron que “por orden de la jueza Harrington (Fiscal Katherine Harrington)” ella también debía permanecer detenida, según cuenta.
 
María Lourdes Afiuni: Prohibido tuitear
El Poder Judicial en Venezuela tomó una decisión sin precedentes mundiales contra la jueza María Lourdes Afiuni, luego de otorgarle una medida de libertad condicional y casa por cárcel: se le prohibió “comunicarse empleando cualquier red social existente o por inventarse”, según su hermano, Nelson Afiuni. El último mensaje del usuario @mariafiuni en la red social Twitter data del 14 de junio de 2013. “Mi hermana no puede escribir por este medio, hasta el día lunes que se presente tribunal y la impongan de las cautelares”, explicaba Nelson Afiuni.
Pero a Afiuni no solo se le prohíbe expresarse. Debe presentarse ante los tribunales de su causa una vez al mes, no puede salir del país, declarar a medios de comunicación y no percibe su sueldo como juez titular —cargo que aún ostenta y que perdería en el caso de tomar otro trabajo— desde el año 2009, cuando se emitió la medida en su contra.
Daniel Ceballos: Hogar dulce cárcel
El 11 de agosto de 2105, luego de un año y siete meses preso en tres celdas distintas, el exalcalde de San Cristóbal, Daniel Ceballos, fue beneficiado con una medida de arresto domiciliario que ordenó el Tribunal de juicio. Desde entonces, permanece en un apartamento en Caracas. No podrá regresar al estado Táchira, porque la decisión de la juez se mantiene dentro de la jurisdicción del tribunal que lo está juzgando.
Desde su detención, el dirigente de Voluntad Popular estuvo preso en la cárcel militar de Ramo Verde, en el centro penitenciario 26 de Julio en San Juan de los Morros, y en la sede del Sebin en el Helicoide. A pesar de sentirse emocionado al recibir la medida, según lo declaró su esposa, Patricia de Ceballos, reconoció que esto significa sólo un paso hacia la libertad.