7 oct. 2015

No olvidar...por Jackeline Sandoval

La Razón

http://www.larazon.net/2015/10/07/no-olvidar/

Familiares y amigos del preso tienen intereses comunes como su seguridad física y mental y la lucha interminable con la justicia cuando son inocentes


Jackeline Sandoval de Guevara
Es motivo de preocupación cómo es abandonado un ser humano por el solo hecho de estar privado de su libertad. Es cuando más necesitan del apoyo, solidaridad y el amor de las personas de su entorno. En esos momentos de crisis los vemos más solos. Comienzan a visitarlos familiares y amigos cercanos. Con el paso del tiempo solo quedan quizás una incansable esposa, unos desesperados hijos, pero siempre una abnegada madre.
Circunstancias que me traen a la memoria la parábola “El vuelo de los Gansos”, ejemplo a seguir en relación a los ciudadanos privados de su libertad, más aún cuando tenemos un miembro de la familia preso. También la historia “Eso no es problema mío”. Adecuada para quienes creen que no van a necesitar de alguien en algún momento de sus vidas y a los que acostumbran a echarles la culpa a los demás por acciones no realizadas en pro de los más necesitados.
Familiares y amigos del preso tienen intereses comunes como su seguridad física y mental y la lucha interminable con la justicia cuando son inocentes. La historia y parábola referida al conocerlas y aplicarlas permiten tener claro y siempre presente que el apoyo mutuo es esencial, más aún darle esa seguridad que ellos o ellas necesitan, que siendo inocentes o culpables estaremos allí siempre, apoyándolos.
Me tomo la libertad de dejarles estas enseñanzas de vida, que espero les sean útiles, en cualquier área de su vida.
EL VUELO DE LOS GANSOS La ciencia ha descubierto que los gansos vuelan formando una V porque cuando cada pájaro bate sus alas, produce un movimiento en el aire que ayuda al ganso que va detrás de él. Volando en V, la bandada completa desarrolla por lo menos 71% más su poder de vuelo que si cada pájaro lo hiciera solo.
PRIMERA DEDUCCIÓN: UNIDOS SOMOS MAS
Cuando compartimos una dirección común y tenemos sentido de comunidad, podemos llegar a donde deseamos más fácil y más rápido. Este es el beneficio del apoyo mutuo.
SEGUNDA DEDUCCCIÓN
Si tuviéramos la lógica de un ganso, nos mantendríamos con aquellos que se dirigen en nuestra misma dirección. Cuando el líder de los gansos se cansa, se pasa a uno de los puestos de atrás y otro ganso toma su lugar.
TERCERA DEDUCCIÓN
Obtendremos resultados óptimos cuando hacemos turnos para realizar los trabajos difíciles. Los gansos que van detrás producen un sonido propio, y lo hacen con frecuencia para estimular a los que van adelante a mantener la velocidad.
CUARTA DEDUCCIÓN
Una palabra de aliento produce grandes resultados. Cuando un ganso enferma o cae herido por un disparo, dos de sus compañeros se salen de la formación y lo siguen para ayudarlo y protegerlo. Se quedan con él hasta que esté en condiciones de volver o hasta que muera; solo entonces, los dos acompañantes vuelven a la bandada o se unen a otro grupo.
QUINTA DEDUCCCIÓN
Si tuviéramos la inteligencia de un ganso, nos mantendríamos uno al lado del otro, ayudándonos y acompañándonos. Alfonso Lobo Amaya
ESE NO ES PROBLEMA MÍO
Es la historia de cuatro personajes llamados Cada uno, Alguien, Cualquiera y Ninguno.
Había que realizar un trabajo importante y Cada uno estaba seguro de que Alguien lo haría. Cualquiera pudo haberlo hecho, pero Ninguno lo hizo. Alguien se disgustó por eso, ya que el trabajo era de Cada uno. Cada uno pensó que Cualquiera podía hacerlo, pero Ninguno se dio cuenta de que Cada uno no la haría. En conclusión, Cada uno culpo a Alguien, cuando Ninguno hizo lo que Cualquiera podía haber hecho.
Todos pensaban eso no es problema mío (ANONIMO)


La autora es presidenta de Fundepro, miembro de la Alianza por la Libertad de los Presos Políticos