26 oct. 2015

¿Por qué civiles están en cárceles militares y militares están en cárceles civiles? Por Tamara Suju

Tamara Suju sobre los presos políticos

La Razón.- De ellos poco se habla. Son diez oficiales de la fuerza armada nacional que forman parte de las divagaciones del “pajarito” y decenas de conspiraciones anuales que se inventan para amedrentar y perseguir a la disidencia. Actualmente, y en vigencia, está el que llaman “golpe económico” con el cual han cerrado fronteras, han declarado estado de excepción en algunos municipios de varios territorios del país, y otra serie de medidas que pretenden echarle la culpa a otros del derrumbe económico en el que sumergieron a Venezuela, derrochando el dinero de todos los venezolanos.
Estos oficiales fueron arrastrados por el “golpe azul”, llamado así por ser en su mayoría oficiales de la Aviación que supuestamente usarían un avión Tucano para atacar el Palacio de Miraflores y otros objetivos, como el Ministerio de la Defensa y la sede del canal Telesur. Esta acusación fue hecha por Maduro la mañana del 12 de Febrero del 2015, diciendo que formaba parte de un plan donde se publicaría un documento en prensa cuyo titulo era “Llamado a los venezolanos a un acuerdo nacional para la transición”, que seria la señal para un pronunciamiento militar y el vuelo del Tucano. La guinda noticiosa fue además que el Tucano venía del exterior, porque los Tucanos venezolanos estaban en “reparación profunda”.
Entre las principales irregularidades y vicios procesales denunciados por Alonso Medina Roa, abogado defensor de dos de los oficiales, están las visitas recibidas por el general (Av) Hernández —uno de los detenidos— de dos oficiales del gobierno que le ofrecieron llevárselo al exterior, a cambio de involucrar a otros oficiales. La instalación de un tribunal accidental que solo se debe constituir según el código Orgánico de Justicia Militar en estados de excepción. El hecho de que el juicio no se radicara en el Estado Aragua, lugar donde según la fiscalía se realizaron las supuestas reuniones conspirativas. También se denunció que algunos de los testigos presentados por la fiscalía no quisieron declarar dónde ejercían funciones para el momento del juicio –estando asignados algunos a La Habana y Bolivia- y otros de la División de Contrainteligencia Militar se presentaron con cédulas falsas.
El general de la Aviación Oswaldo Hernández fue sentenciado a 8 años y 7 meses y recluido en la cárcel común de Santa Ana, Estado Táchira. El coronel retirado (Av) José Gregorio Delgado fue condenado a 7 años y 6 meses de prisión y trasladado a la cárcel común de La Pica, estado Monagas. El teniente coronel Ruperto Chiquinquirá Sánchez fue condenado a 7 años y 3 meses de prisión y se encuentra en La Pica. El mayor (Av) Víctor José Ascanio fue condenado a 8 años y 7 meses de prisión y trasladado también a La Pica. El mayor (Av) Cesar Orta Santamaría fue condenado a 8 años y 7 meses de prisión y recluido en la Policía Militar en Fuerte Tiuna, Caracas. El capitán (Av) Andrés Thompson Martínez fue condenado a 8 años y 7 meses de prisión y recluido en La Pica. El capitán Neri Córdoba Moreno (Av.) fue condenado a 8 años y 7 meses de prisión y trasladadoa La Pica. La capitana Laided Salazar de Zerpa (Av) fue condenada a 8 años y 7 meses de prisión y actualmente se encuentra en la cárcel común de Uribana, anexo Fénix. El capitán (r) de la Guardia Nacional Juan Carlos Nieto Quintero fue condenado a 5 años y 4 meses de prisión y recluido en la Policía Militar en Fuerte Tiuna. Finalmente, el capitán de Corbeta José Acacio Moreno fue condenado a 3 años y 11 meses de prisión y espera la decisión sobre su libertad por admisión de hechos, en la Policía Militar de Fuerte Tiuna.
Le pido a mis lectores recordar estos nombres. Porque son venezolanos, oficiales, unos activos y otros retirados, que no solo son victimas de las acusaciones infundadas y maléficas del Estado represor, sino que además han sido algunos torturados, maltratados y vejados en su condición de oficiales de la Fuerza Armada Nacional.
Al Capitán Nieto Quintero lo sometieron a torturas y tratos crueles, incluso delante de su esposa e hija, fue golpeado salvajemente por la comisión que lo detuvo en un Centro Comercial y, hasta el día de hoy, la Fiscalía ha omitido cualquier investigación por estas torturas. A la capitana Laided Salazar la mantuvieron por un tiempo en el INOF, completamente incomunicada y en un lugar sin luz y ahora en Uribana, fue también incomunicada por 30 días, solo puede recibir la visita de dos familiares adultos, por lo que no ha podido ver a su hijo que solo tiene 11 años, desde que fue trasladada a dicha cárcel. No recibe la luz solar, no puede recibir libros, fotos o cartas, y tiene infecciones de la piel en varias partes del cuerpo por la insalubridad del lugar. Las familias de los oficiales que se encuentran recluidos en La Pica tienen muchas dificultades para visitarlos, por residir en otros estados del País. Tienen hijos menores de edad a los que ven si acaso una vez al mes. Al capitán Córdoba, por ejemplo, lo dieron de baja sin ningún beneficio económico, por lo que su esposa e hijo quedaron desamparados y con pocos recursos para poder trasladarse desde el estado Aragua al estado Monagas. Al día de hoy, luego de varios meses, la “justicia militar” todavía no ha admitido el recurso de apelación presentado por la defensa.
La pregunta que todos los venezolanos decentes debemos hacernos es, por qué motivo están la mayoría de estos oficiales presos en cárceles comunes, cuando existen centros de reclusión para oficiales. Por qué civiles están en cárceles militares y militares están en cárceles civiles. En Ramo Verde, cárcel militar donde mantienen recluido a Leopoldo López, hay un edificio de cuatro pisos con celdas vacías, solo una es ocupada por el líder de Voluntad Popular. La perversidad del régimen los lleva a tratar con crueldad a dignos oficiales de la FANB, bajo la mirada indolente de gran parte de sus compañeros de armas, ciegos, mudos y sordos ante el dolor de ellos, de sus hijos, de sus familiares y amigos. El régimen ha convertido a la FANB en un apéndice de su proyecto de poder. Al que disiente lo sientan en el banquillo sin cargo, lo retardan, lo dan de baja o lo someten a juicio. Al que se somete lo premian con soles y estrellas y altos cargos. Al que se mantiene por motivos de sobrevivencia, lo ignoran pero bajo continua vigilancia. Solo me queda decirles que esas medallas que cuelgan en los pechos de algunos, están bañadas no en oro, sino en lagrimas de sangre de muchos venezolanos inocentes, victimas de la represión y el odio al que hemos sido expuestos durante 16 años.
@Tamara_Suju