4 feb. 2016

Capitana “golpista” Laided Salazar en mal estado por maltratos en prisión

laidedsalazar

El Estimulo.- Posterior a la petición del Defensor del Pueblo, la Corte Marcial ordenó el traslado de Laided Salazar al Centro Nacional de Procesados Militares (Cenapromil), mejor conocido como cárcel de Ramo Verde, para que desde allí fuera llevada al hospital militar Dr. Carlos Arvelo y se le practicaran los exámenes correspondientes, por presentar una deshidratación severa y problemas de osteoporosis.

Según el abogado que asiste a la militar de la Aviación, Gustavo Limongi, Laided Salazar presenta una serie de afecciones producto del aislamiento al que fue sometida durante su estadía en la penitenciaría del estado Lara conocida como Uribana.

“El trato fue ajeno al que se le da a cualquier población reclusa de la cárcel donde estuvo. Al principio se le sometió a aislamiento, ella no podía tener ningún contacto con el resto de las penadas o procesadas y por ese mismo aislamiento se olvidaban de darle comida. Debido a esto comenzó a presentar cuadros de desnutrición”, dijo el abogado defensor.

Limongi comentó que sólo le permitían el acceso a los alimentos cuando sus familiares la visitaban, encuentros que duraban entre 15 y 30 minutos,  “cuando estaba de buen ánimo la persona encargada de su custodia”, manifestó el penalista. Agregó que mientras estuvo recluida en Uribana nunca permitieron que él la visitara.

El jurista asegura que el estado de salud de la capitana Salazar es delicado, de 53 kilos que pesaba cuando le dictaron sentencia, llegó a 35 kilos después del ayuno prolongado al que fue sometida en el centro de reclusión bautizado por la ministra Iris Varela como “Fénix”, según, porque es allí donde renacen los que cometieron un error en sus vidas.

Salazar -una odontóloga de profesión asimilada a la vida castrense- sólo estaría durmiendo en la cárcel de Ramo Verde y en horas diurnas sería trasladada al hospital militar para hacerle todos los exámenes médicos. Se desconoce cuál será su situación una vez culminados los mismos.

La capitana fue condenada por un tribunal militar accidental a ocho años de prisión por presuntamente estar inmersa en el denominado “golpe azul” contra el gobierno de Nicolás Maduro y haber cometido los delitos de instigación a la rebelión militar y contra el decoro militar.