17 feb. 2016

La Ley de Amnistía ampara a presos, perseguidos, exiliados políticos y a empleados públicos

La Asamblea Nacional aprobó en primera discusión de la ley de Amnistía y Reconciliación Nacional, proyecto legal amparado en el preámbulo y en el artículo 2 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que señala que debemos tener un Estado Social de Derecho y de Justicia, además de promover el respeto al pluralismo político y la garantía de los Derechos Humanos, que el gobierno de Nicolás Maduro violenta constantemente.
Así lo manifestó la presidente de la Comisión de Política Interior Delsa Solórzano, luego del debate, sobre la primera discusión de la Ley de Amnistía, quien recordó que este gobierno tiene un centenar de presos, perseguidos y exiliados políticos, por pensar diferente.
“En Venezuela se prohíbe el pensamiento diferente, con una justicia amañada que no es imparcial, que se presta a cualquier artilugio para mantener presos a los estudiantes, dirigentes políticos, ciudadanos que simplemente han ejercido su derecho de escribir en las redes sociales, contrarios al gobierno. Así como están en el exilio miles de venezolanos que también han cometido el mismo crimen de pensar diferente. Esta es la razón de aprobar una Ley de Amnistía, que ponga fin a esta era de prisión y persecución política”.
Dijo que además este proyecto legal incluye dentro de los aspectos de la reconciliación nacional, el tema de la amnistía laboral que es tan necesaria para amparar a los empleados públicos, quienes son amenazados de ser destituirlos de sus cargos si no se atreven a ponerse una franela roja, o marchar por obligación y no por convicción. “La amnistía laboral también es una realidad dentro de este proyecto legal que abarca a los 30 y tantos millones de venezolanos y nos protege a todos en el marco del texto Constitucional y de nuestras leyes”.
Finalmente dijo la diputada Delsa Solórzano que esta ley fue remitida a la Comisión de Política Interior, que preside para realizar el informe correspondiente, someterla a la consideración de la plenaria de la instancia parlamentaria y luego remitirla a la Asamblea Nacional para su segunda discusión.
“Albergo la esperanza que se le ponga fin a la etapa de prisión y persecución política en Venezuela. Ojalá pudiéramos aprobar esta ley por unanimidad. Una ley perfectible. Ojalá podamos resolverlo juntos, pero lamentablemente, luego de oír los discursos de la bancada del PSUV, pareciera que esa esperanza pierde su efecto y que no tienen ningún interés de reconciliar el país”.
Prensa UNT