22 feb. 2016

Nobeles de la Paz pidieron liberación de presos políticos

Capture de la sesión | Cortesía Youtube

Redacción 2001.com.ve


Este jueves se realizó una sesión especial de la Asamblea Nacional (AN), en la que participaron los premio Nobel de la Paz, Lech Walesa, expresidente de Polonia, Óscar Arias, expresidente de Costa Rica y en representación del arzobispo africano Desmond Tutu, su hija Naomi Tutu, con motivo de que esta semana se cumplirían dos años desde el encarcelamiento de Leopoldo López y un año desde el arresto de Antonio Ledezma.

En su intervención, la hija de Desmond Tutu, manifestó su opinión acerca de la situación de Derechos Humanos afirmando que "como creyentes debemos exigir y creer en la justicia, solamente un acto de injusticia ahce que se cuestione toda la justicia de nuestra sociedad y de nuestro país".
Al mencionar a Leopoldo López y el tema de los presos políticos, Tutu, dijo que "no podemos tener personas en prisión por mostrar su posición y hablar simplemente de sus ideas distintas", asimismo alentó a los venezolanos a luchar por la libertad de todos los miembros de la sociedad, para ser verdaderamente libres.

Por su parte el expresidente de Polonia, Lech Walesa, abogó por la apertura del diálogo para construir la paz.  "Deberían sentarse en una mesa y comenzar a eliminar las cosas que no sirven, los mecanismos de mercado fueron destrozados y eso necesita entendimiento de ambas partes", de no hacerse advirtió que "terminarán mal, terminarán en guerra, necesitan solidaridad", aseveró.

Asimismo afirmó que Venezuela tiene "mucho que decir al mundo", recordó que por hablar muy duro el pagó y mostró disposición para ayudar a la nación. Para finalizar, exhortó a los políticos del país a ponerse a trabajar para solventar la crisis . "No se puede lograr nada omitiendo las reuniones", dijo.

Por su parte el expresidente de Costa Rica, Óscar Arias manifestó su solidaridad con los presos políticos y ratificó su apoyo a la aprobación de la Ley de Amnistía, también dijo que los venezolanos tienen el "hilo del destino en sus manos", y que el 6 de diciembre "el pueblo exigió un cambio en el rumbo del país".

Aseguró que en Venezuela se viven tres crisis paralelas y reforzadas, la crisis económica, la crisis social y la crisis institucional, refutó al gobierno por alargar esta situación es "aferrarse al poder", y que la crisis humanitaria existente en el país es consecuencia de una política pública equivocada.

"Un mejor futuro para Venezuela está en la reconciliación, la tolerancia y la disposición a trabajar (…) el primer signo de esa reconciliación debe ser la liberación de todos los presos políticos que tramita esta Asamblea Nacional bajo el proyecto de Ley de Amnistía" dijo, y aseveró que la libertad de Leopoldo López depende que Venezuela pueda ser reconocida como una democracia que respeta los Derechos Humanos.

Para finalizar el nobel de la Paz, pidió a los regentes del país que "no le paguen al pueblo con sordera", y deseó que Venezuela vuelva a ser próspera y unida.