31 may. 2016

Hasta 30 años de cárcel podrían pasar jóvenes detenidos en protesta

Cronica Uno.-
Oliver Lugo / @Oliver_Futve 

Caracas. Jeremy Bastardo Lugo, José Gregorio Hernández, Jefferson Araguache, Daniel Morales, Deivis Hernández, Luis Thelis y Richard Rondón, son los nombres de los detenidos el pasado miércoles 18 de mayo en la marcha opositora convocada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Los jóvenes son acusados de agredir a funcionarios policiales en la manifestación, según las declaraciones de varios efectivos de la Policía Nacional Bolivariana y un video que circuló por los medios de comunicación y redes sociales, donde se observa a varios manifestantes, algunos encapuchados, atacando a funcionarios policiales con piedras y palos.

Los cargos que se les imputan son: homicidio agravado frustrado, instigación pública, agavillamiento y daños a la propiedad, mientras que a José Hernández le imputaron solamente homicidio agravado frustrado y lesiones genéricas.

La jurista María Fernanda Torres, quien pertenece al Foro Penal Venezolano (FPV), indicó que la jueza del Tribunal 4to de Control decidió privar de libertad a Jeremy Bastardo Lugo, José Gregorio Hernández, Daniel Morales, Deivis Hernández y Jefferson Araguache. En el caso de Luis Theis y Richard Rondón se les otorgó libertad condicional con presentación cada 30 días.

“La jueza nos comunicó su decisión de recluir a Deivis Hernández, Jefferson Araguache y Daniel Morales en el Rodeo II y a José Gregorio Hernández y Jeremy Bastardo en Yare I, le solicitamos no enviarlos a esos penales y la jueza accedió a dejarlos recluidos en la sede del Sebin y el Helicoide”, indicó Torres.

Según información del abogado del FPV Gonzalo Himiob, la pena por homicidio agravado frustrado oscila entre los 17 y 30 años de prisión.

Inconsistencia en los hechos 

La abogada María Fernanda Torres, indicó que se debe realizar una experticia antropométrica para determinar si realmente los jóvenes que aparecen en el video son los detenidos. “Solo tenemos las declaraciones de los policías y de la fiscalía”, agregó.

Según Torres, los detenidos no se encontraban en el lugar donde dicen que fueron capturados. “A Deivis Hernández lo acusan por aparecer en el video, cuando Hernández es un indigente de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y vive de las propinas de la gente. En el caso de Daniel Morales, ni siquiera fue a marchar ese día, se encontraba saliendo de clases y al ver las estaciones del metro cerradas tomó una ruta alterna, pero cuando pasó por la sede del Sebin un efectivo policial lo capturó sin mediar palabras”, acotó.

En el caso de los otros detenidos, la abogada expresó que, igualmente, difieren de lo señalado por los efectivos policiales. “Richard Rendón de 33 años, vigilante de profesión, se encontraba en la puertas de su edificio esperando a su esposa, cuando fue sorprendido por funcionarios de la PNB quienes se lo llevaron preso”.

“José Gregorio Hernández tampoco participó en la marcha, fue capturado dos días después en su puesto de trabajo, donde lo hicieron firmar su renuncia, posteriormente se lo llevaron efectivos del Sebin. Jefferson Araguache fue capturado mientras salía del centro comercial City Market con su familia, buscaba una vía alterna para trasladarse a casa cuando fue capturado”, acotó.
 
Por último se refirió al joven de 18 años de edad Jeremy Bastardo Lugo. “A Jeremy Bastardo lo capturando en la Plaza Altamira alrededor de las 4 de la tarde, no en la avenida Libertador como menciona el acta policial”, señaló.

Arelys Rodríguez, hija del comisario Coromoto Rodríguez, jefe de Seguridad del presidente de la Asamblea Nacional, denunció a través de su cuenta twitter el aislamiento al que tienen sometido a su padre al permanecer encarcelado en la Sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin).

Además en una de sus publicaciones indica, entre otras cosas, que de acuerdo a las informaciones que han recibido hasta los momentos la tensión arterial de su padre supera en más de 20 puntos su normalidad, generando preocupación entre sus familiares y amigos.

“Responsabilizamos al Estado venezolano de la salud y la vida de mi papá” afirmó Rodríguez recordando que este domingo se cumplen diez días no solo de su detención sino de que su familia no ha podido verlo.