19 may. 2016

“Uno entra a la Fiscalía con esperanza y sale con rabia”, madre de Conan Quintana, dirigente estudiantil asesinado

IMG-20160513-WA0021  



Hace un año La Candelaria se vistió de luto por el asesinato de uno de los líderes estudiantiles que se crió en la comunidad: Conan Quintana, estudiante de Geografía en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (Upel). Le dispararon  cuando salía de un negocio junto a Luis Ángel Álvarez, quien también murió. Pesquisas policiales determinaron que el móvil era el robo y hasta la fecha no se conoce el rostro de los culpables del doble homicidio. 

Vecinos la zona, acompañados por estudiantes de la Upel y la familia de los fallecidos, acudieron este viernes 13 de mayo a la sede del Ministerio Público en Parque Carabobo para exigir a la Fiscal General de la República que se aceleren las investigaciones sobre el homicidio de Quintana y Álvarez.

Carlos Julio Rojas, coordinador del Frente en Defensa del Norte de Caracas, explicó que todos los fines de semana en Libertador asesinan a decenas de personas, pero el suplicio no termina ahí. “El 92% de los homicidios en Venezuela quedan impunes y en esta cifra Luisa Ortega Díaz tiene una responsabilidad enorme, aquí es más fácil recibir una multa de tránsito que un asesino sea detenido y puesto tras las rejas”, afirmó.

Rojas recordó que el caso del asesinato de Quintana es un reflejo de la impunidad que se vive en el país.

Judith Oreyana López, madre del dirigente estudiantil víctima de la violencia el año pasado, pide justicia para su hijo con una gigantografía que de una foto de él. Acompaña las palabras de los jóvenes en silencio y de vez en cuando se toca el dije en forma de corazón que cuelga de su cuello. “Él era un niño tan especial. Gracias a Dios mis otros dos hijos me dan la fuerza, pero es difícil”, manifestó

Asegura que al menos una vez a la semana acude a la Fiscalía para conocer sobre los avances del caso, pero no recibe una respuesta que le genere confianza de que la justicia le llegó a su familia.  “Uno entra a la Fiscalía con esperanza y sale con rabia. No te toman en cuenta como ser humano y quedas con un dolor, porque lo que uno quiere es tener seguridad de que se va a resolver el caso”, exclamó.

Recordó que hace un año una profesora de la Upel le entregó a su hija, la morocha de Quintana, el dije plateado que hoy carga puesto. “Le dije a ella que me lo diera para tenerlo a los dos conmigo. Yo estoy muy orgullosa de lo que hizo mi hijo, él era bello. Iba a ser grande como profesional y como ser humano”, dijo Judith.

Justicia a media marcha
 
Carlos Julio Rojas criticó que muchas víctimas de la inseguridad en Caracas y familiares de personas asesinadas deben esperar varios días para ser atendidos por los fiscales debido al racionamiento eléctrico al que están sometidos las instituciones públicas, desde el 26 de abril.

“Aquí la justicia no se puede ir de vacaciones o existir días no laborales para este tipo de instituciones, ellos deben trabajar de forma permanente más aún con los altos índices de inseguridad que vivimos”, denunció el líder comunitario, quien aseguró que entregarán un documento en la Fiscalía para dejar por escrito las solicitudes que manifestaron este viernes.