11 jul. 2016

Padres de los cinco estudiantes con restricciones de libertad deploran arbitrariedad de la detención



Parientes de los dirigentes de Voluntad Popular manifiestan su desacuerdo con la sentencia de la jueza Ninoska González
.
CorreodelCaroni.- Oswaldo Rodríguez, Peter Pérez, Alvin Bridgewater, Sergio Morales y Carlos Briceño, los cinco jóvenes de Voluntad Popular detenidos el pasado 5 de julio, contarán con medidas cautelares a partir del lunes, cuando presenten cada uno dos fiadores con ingresos de 600 unidades tributarias.Los familiares cuestionan no solo la sentencia, sino el procedimiento del arresto, sosteniendo la inocencia de cada uno de ellos.

El papá de Oswaldo Rodríguez, cuyo nombre es igual, evalúa negativamente la decisión tomada por la jueza del Tribunal Primero de Control, argumentando que el procedimiento para la captura fue ilegítimo, desconfiando de lo que pueda ocurrir hasta el próximo lunes tras una decisión que a su juicio está llena de vicios e inducida por la presión del gobierno.

“Quiero a mi hijo en la calle porque no ha hecho nada. Tengo mis reservas con lo que pueda pasar el lunes. El gobierno pretende seguir arremetiendo sin  ningún tipo de justificación. Mi tranquilidad parcial será el lunes, pero estaré totalmente tranquilo cuando el sistema judicial cambie de verdad, donde los jueces se apeguen a las leyes y la Constitución”, dijo Rodríguez, padre.

“Esto es innecesario. Es un costo político para el gobierno, porque lejos de que los muchachos tengan miedo, nos da más valor porque nos damos cuenta que no existe el sistema de justicia“, dijo Yureiba Ruiz, madre de Oswaldo, cuando esperaba en tribunales por la audiencia de presentación.

Lo cuentan los padres  

El testimonio de los padres de los afectados coincide con lo relatado por sus compañeros, con respecto a las circunstancias que rodearon la detención.

La madre de Oswaldo da fe de que su hijo sí salió solo con un coala y un panfleto de Leopoldo López. “Me dijo que iban a volantear y se llevó mi carro, que lo iba a guardar en la casa de uno de sus compañeros (Carlos Briceño). Como iban a la panadería, le encargué que si conseguía pan, me comprara”.

Aparentemente, un sujeto dentro de la panadería estaba grabando de manera sospechosa, por cuanto el dueño llama a la Policía, creyendo que se trataba de un asaltante.

“Cuando llega la Policía, me dice que el hombre mostró una identificación y lo soltaron. Fue cuando llegan los motorizados y piden las identificaciones a los muchachos. Oswaldo discute con ellos, reclamando la ilegalidad en lo que estaban haciendo, ya que estaban vestidos de civiles sin ninguna identificación”, agrega Ruiz.

A través de Samuel Petit, Ligia Delfin y Madelaine Fajardo, todos de Voluntad Popular, se enteran del hecho irregular. Estuvieron aproximadamente dos horas localizándolo hasta que confirmaron que se hallaban en la sede del Sebin en San Félix, donde horas después vio a los otros cuatro jóvenes en recepción esperando la supuesta entrega de sus cédulas y teléfonos celulares.

El resto de los padres coinciden. De hecho, Rosana Cabrera, madre de Carlos Briceño, dio fe que en efecto el vehículo de la madre de Oswaldo había sido guardado en su casa mientras los estudiantes realizarían su volanteo.

“Los engañaron, les dijeron que les iban a entregar sus cédulas y teléfonos y los dejaron detenidos (…) ¿dónde están los supuestos explosivos que les encontraron? Tienen que salir libres porque no han hecho nada”, asevera Cabrera.

Sobre la segunda aprehensión cometida por el Sebin, el padre de Sergio Morales, también con el mismo nombre, denuncia precisamente el engaño del que fueron objeto los estudiantes, acotando que “el abogado permitió la entrada porque el funcionario del Sebin dijo que iban a firmar una boleta de entrega. Dieron un voto de confianza”.

Todos aseguran que en ningún momento llegaron a comentarles sobre la activación de una protesta. “Como padres, los hubiéramos detenidos (…) esas son órdenes de arriba, nadie sabe del por qué (…) a mi hijo siempre le he sembrado el ideal de que hay que luchar por la patria”, agrega Morales.

Juicio viciado 

Francis de Bridgewater, madre de Alvin, manifestó su desacuerdo con la decisión de la jueza que llevó el caso de los cinco estudiantes, calificándolo como un juicio viciado, tomando en consideración la forma en cómo se cometió la aprehensión de los cuatro jóvenes que acompañaban a Rodríguez al momento de la captura, realizada también de manera irregular.

“La captura es completamente ilegal, fue un procedimiento irregular, porque no los capturaron in fraganti y los funcionarios no se identificaron (…) es un hecho completamente político, no se respetó ni la Constitución ni el COPP (Código Orgánico Procesal Penal)”, puntualizó.

Es de recordar que durante la audiencia de presentación los dos fiscales del Ministerio Público presentes en la audiencia: Jairo Chacón, fiscal primero del, y Jaigle Jaime, fiscal de la Sala de Flagrancia no presentaron cargos contra los universitarios, a excepción de Oswaldo Rodríguez, a quien se le imputó por detentación de artefactos incendiarios.

Sin embargo, fue la magistrada quien se atribuyó funciones no competentes y decidió extender el delito a los cinco dirigentes juveniles de Voluntad Popular, imponiéndoles una libertad con medidas cautelares de régimen de presentación cada 15 días, presentar cada uno dos fiadores con ingresos de 600 UT (Bs.106.200) y estar atentos a cualquier llamado del tribunal.


Los cinco estudiantes 
Sergio
Sergio  Morales: Tiene 19 años y estudia tercer año de Derecho en la Universidad Gran Mariscal de Ayacucho (UGMA). En las tardes se dedica a trabajar con su padre, dedicándose en horario completo durante sus vacaciones. Actualmente cursaba también estudios de inglés. Coordina Redes Populares de Voluntad Popular en el municipio Caroní.
OswaldoOswaldo Rodríguez: 24 años. Estudiante de quinto año de Derecho de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), donde cuenta con una beca-trabajo, desempeñando labores en la Escuela de Contaduría. También cursará el Diplomado de Gobernabilidad, Gerencia Política y Gestión Pública en la UCAB. Tiene cinco años en Voluntad Popular, siendo actualmente coordinador de redes populares en la región.
CarlosCarlos Briceño: 21 años, estudiante de Economía en la UGMA, miembro del movimiento estudiantil Ugmista Puerto Ordaz. Es responsable de Formación de Juventudes de Voluntad Popular en el estado Bolívar, miembro del partido desde hace año y medio. También iniciaba el viernes el Diplomado de Gobernabilidad, Gerencia Política y Gestión Pública en la UCAB-Guayana, el cual inició el 8 de julio.
PeterPeter Pérez: 18 años. Estudiante de quinto semestre de Comunicación Social en la UCAB. Fundador y dirigente del movimiento estudiantil Guayana Ucabista. Miembro del equipo juvenil de Voluntad Popular desde hace dos  años, sumándose al equipo a partir de las primarias de la MUD para las parlamentarias del 6D.
Alvin
Alvin Bridgewater: 18 años, estudiantes de segundo año de Economía en la UGMA. Anteriormente había realizado cursos de inglés en Trinidad y Tobago. A partir de las elecciones parlamentarias del 6D, se sumó como activista juvenil de Voluntad Popular en el municipio Caroní, siendo esta su primera participación en el ámbito político.