9 ago. 2016

Acusados por Pérez Venta enfrentan juicios encerrados con presos comunes en el Sebin

Caraota Digital.-

Luego del descuartizamiento de Liana Aixa Hergueta González (53), uno de sus agresores, José Rafael Pérez Venta, se convirtió en el tenor preferido de la revolución, al punto que Nicolás Maduro y Diosdado Cabello decidieron transmitir en sus programas semanales los videos con los interrogatorios en el que delata presuntas actividades irregulares de cuatro personas, entre ellas Betty Janette Grossi Sucre y Héctor Alejandro Zerpa González.

Las detenciones de ambos ocurrieron en lugares y situaciones diferentes. En el caso de Grossi una comisión del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) se apersonó en su vivienda ubicada en El Marqués y se la llevó sin orden judicial. Mientras que Zerpa fue apresado al ingresar voluntariamente en El Helicoide, sitio al que llegó junto a un hermano para conocer el motivo por el que agentes de la policía política habían allanado la casa de sus padres y su lugar de trabajo.

Los dos presos políticos fueron imputados por el Ministerio Público por financiamiento al terrorismo, delito en el que Pérez Venta los incriminó al asegurar que aportaban los recursos económicos para los participantes de las manifestaciones de calle ocurridas en el año 2014. Al historial de Grossi se suma que es la propietaria del apartamento en el que ocurrió el crimen contra Hergueta.

Betty Janette Grossi
Betty Janette Grossi. Foto/ Archivo
Grossi antes de ser recluida en El Helicoide se desempeñaba como docente en los colegios Santa Teresa (San Bernardino) y Nuestra Señora de Pompei (La Florida), y su ahora compañero de cárcel laboraba como “utility” en el equipo de trabajo del concejal metropolitano José Gregorio Caribas.

La pareja de Zerpa, Esdanyelis Noriega, explica en exclusiva para Caraota Digital que el caso “está en un limbo” desde el pasado 27 de enero cuando en la distribución la causa paró en el Tribunal 1° de Juicio con competencia en Delitos de Terrorismo, desde tal fecha el juzgado no ha dado despacho y por lo tanto no ha sido agendada la primera audiencia.

“En los casos políticos esa situación es muy normal, si te pones a ver en los casos políticos eso se demora con creces. Lo anormal se convirtió en normal”, acota el abogado de Grossi, Joel García.

ALEJANDRO-ZERPA
Alejandro Zerpa. Foto/ Archivo
El jurista revela que su defendida está recluida junto a más de 20 mujeres -en su mayoría procesadas por causas comunes- en un calabozo. Por su parte, Zerpa comparte una celda de cuatro por tres con otros tres presos políticos Gregory Sanabria (estudiante de Ingeniería Informática en el Táchira), Juan Pablo Giraldo (TSU en Informática del Táchira) y Carlos Pérez (detenido en campamento estudiantil), así como con dos presos comunes.

“No ven la luz del día. Eso no tiene ventana por ninguna parte, eso es un espacio totalmente cerrado con luz blanca. No se ve nada, si no tienen relojes no saben ni que hora es”, denuncia Esdanyelis.

Los dos presos están a metros del responsable de su situación jurídica, sin embargo su contacto con Pérez Venta ha sido nulo. “A ellos los tienen como muy reservados, incluso me atrevo a decir que tienen días de visitas distintos”, plantea Joel García.

La situación se vuelve más compleja al consultar su alimentación debido a que deben sortear la escasez de comida y la mala calidad en la suministrada por sus carceleros. “La alimentación es pésima, les llega la comida cruda o sino a veces les llega piche y a destiempo. Si el almuerzo le tiene que llegar a las 12:00 del mediodía, le llega a las 4:00 o 5:00 de la tarde. Entonces uno como familiar como puede, con lo poco que se consigue, le va llevando para que coman por lo menos una vez al día”, afirma la pareja de Zerpa.

Revela que se encuentra enfermo debido a que padece una fisura en la cervical y desde el 4 de mayo están esperando que el tribunal de la causa despache para que reciba una orden medica en donde se indica que deben practicarle dos resonancias magnéticas -cervical y dorso lumbar-.

“No hay manera de que lo trasladen para que le hagan la resonancia, porque a partir de la resonancia es que se podrá ver si su problema en la cervical es de operación o es de terapia. Gracias a Dios le he podido encontrar los medicamentos y los calmantes para los dolores. Está usando un collarín Philadelphia, pero los dolores son bastante fuertes”.

Fondos insuficientes 

García y Noriega explicaron que a los hoy imputados les realizaron perfiles financieros con sus movimientos bancarios de los últimos 20 meses antes de su detención (de diciembre de 2013 a agosto de 2015).

En el caso de la dama los ingresos en ese lapso alcanzaron los 236 mil bolívares y en el de Zerpa los 230 mil bolívares. Ambos coinciden que tal cantidad era lo recibido por concepto de salarios. “Las conclusiones del perfil financiero dicen que son movimientos que no revisten de mayor importancia. Sin embargo, con esos movimientos el tribunal la tiene privada. No hay más nada. En el expediente están los dichos de Pérez Venta y ese perfil financiero”, dijo el defensor.