23 sept. 2016

Piden familiares de Gerardo Carrero “que cese el secuestro de dos años”


José Gerardo Carrero y Francisco Carrero, padre y hermano de Gerardo Carrero. (Foto/Jorge Castellanos)
José Gerardo Carrero y Francisco Carrero, padre y hermano de Gerardo Carrero. (Foto/Jorge Castellanos)

La Nacionweb.- “Exijo al régimen cese el secuestro de dos años, cuatro meses y once días de Gerardo Ernesto Carrero Delgado y sus compañeros de causa. Todos, prisioneros políticos”, denunció José Gerardo Carrero, padre del detenido.
Carrero expresó que su hijo fue privado de libertad el ocho de mayo de 2014, cuando levantaron salvajemente el campamento “Consciencia Nacional”, protesta pacífica realizada por la Organización Nacional de Jóvenes Venezolanos, de la cual el muchacho es coordinador nacional.
“A más de seis meses de injusta prisión, fue hasta el 19 de noviembre del mismo año cuando le dieron apertura a un juicio amañado. Quiero destacar que durante dos años y cuatro meses de esa patraña judicial, orquestada por la juez María Eugenia Núñez (Tribunal 12 de juicio del Área Metropolitana), solo se han celebrado 20 audiencias, y 34 fueron diferidas por diversos motivos; falta de traslado por parte del Sebin, el Tribunal no da despacho, el Tribunal no emite boleta de traslado, falta de pruebas, etc”, explicó Carrero.
Reiteró que es tan grande el ensañamiento hacía su hijo y compañeros de causa que, el Tribunal solo ha dado 57 días de despacho, 92 días sin despacho y aunado a esto, el Poder Judicial ha tenido 24 días no laborables.
Indicó que Gerardo es un hombre de valores, principios y convicciones democráticas, “teniendo en cuenta que estaba siendo víctima de una prisión injusta por pensar diferente y asqueado de tantos atropellos y graves quebrantos de salud, que no han sido atendidos oportunamente, él y sus compañeros Nixon Leal, Carlos Pérez y Ángel Contreras, el 8 de septiembre de este año manifestaron oralmente ante la juez su posición de no avalar más con su presencia lo que consideran un teatro judicial”.
Apuntó que el 13 de septiembre, la juez Núñez los declaró en contumacia y, ese mismo día dio despacho continuo y convocó audiencia para el 15 de septiembre, la cual quedó diferida nuevamente, lo que significa que el juicio ha sido interrumpido y debe reiniciarse.
“Esta interrupción no sólo ratifica el ensañamiento y evidencia de que en un juicio amañado no pueden, ni podrán demostrar culpabilidad alguna, porque mi hijo y sus compañeros son inocentes. Les recuerdo que mi hijo tiene medidas cautelares dictadas a su favor por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en marzo de 2015, así como una decisión del grupo de Detenciones Arbitrarias de la ONU, emitida en octubre de 2015, que califica su detención como arbitraria”, concluyó Carrero.   (Sheila Colmenares)