25 oct. 2016

Del Preso Político Jose Gámez. “CARTA ABIERTA AL MINISTRO DE LA DEFENSA POR PARTE DE UN MILITAR DE LEGÍTIMAS CONVICCIONES DEMOCRÁTICAS”

Ministro de la Defensa, en estos momentos que el país sufre la peor crisis de su historia republicana,

motivada a un hamponil y moribundo proceso revolucionario que se niega a morir, valiéndose de ridículos

argumentos leguleyicos emanado de un poder derivado en su mayoría por activistas políticos del partido de

gobierno, desconociendo así la voluntad popular expresada constitucionalmente el día 6 de Diciembre del

2015, cuando de manera pacífica se eligió la mayoría calificada de la Asamblea Nacional Legislativa,

representada por 112 diputados de indudable vocación democrática. General en Jefe Padrino López, ante

esta demostración del ejercicio de la soberanía popular, sería un grave error como el máximo jefe militar de

la Fuerza Armada Nacional, apoyar enfrentamientos entre la ciudadanía tal como instiga quien funge como

presidente de la república con su altivo discurso que obedece a un enfermizo y aterrorizado ego, para

impedir una de las maneras constitucionales de ejercer el poder soberano como lo es el referendo

revocatorio y así mantenerse en el poder a sabiendas que es un presidente circunstancial quien jamás

construyó su supuesto liderazgo.


General en Jefe, cuando Ud. asumió el cargo como jefe del Comando Estratégico Operacional de las Fuerza

Armada Nacional, demostró ignorancia y adulación, porque un verdadero militar conoce que lo estratégico

abarca un contexto y lo operacional otro, por lo cual doctrinariamente ambos contextos no pueden

integrarse en uno.

Al permitir tal aberración, expone al ridículo al estamento militar venezolano, porque Ud. al igual que otros

como yo, cursó estudios militares en E.E.U.U., cuando cursar estudios en ese país se consideraba un premio

y un estímulo al esfuerzo y a la dedicación. Además que lo aprendido era para aplicarlo en nuestras otroras.

Fuerzas Armadas Nacionales, cuyo carácter democrático, la hacían una de las instituciones de más alto

prestigio en el país y el mundo.

Pero Ud. al no tener el profesionalismo de elaborar un estudio de estado mayor para evitar la activación de

tal adefesio copia del anacrónico, obsoleto e inoperante estamento militar cubano, lo cual colide con la

doctrina militar universal, indica que no es más que un “cumple órdenes”, émulo de algunos oficiales

rastreros que la misma institución militar los desprecia por no tener el valor de hacer valer los criterios

propios y doctrinarios de la organización militar. Por ende terminaron involucrando a las Fuerzas Armadas

en el abuso, la ineptitud y la incapacidad.

Si estas palabras le parecen un irrespeto, pues sepa que también lo considero un cobarde, al no hacer

respetar los preceptos constitucionales contenidos en el artículo 328 de nuestra Constitución Nacional. Y

todo ello por complacer a una dupla gubernamental compuesta por un lerdo ignorante y un corrupto

abusivo (Maduro y Cabello), quienes en flagrante violación al texto constitucional y los derechos humanos,

hunden al país en un infierno de miseria, valiéndose de un Tribunal Supremo de Justicia, con una Sala

Constitucional de juristas del horror, y un alto mando militar cuyo único ejemplo es: “LA INMORALIDAD ES

LA BASE DE LA DISCIPLINA”. No importándoles para nada, que lo que ellos llaman “pueblo”, sea devorado

por los monstruos de la pobreza, la corrupción y la delincuencia.

Es necesario recordarle que su actitud ambigua de apelar a la constitución, pero a la vez apoyar en sus

insanas e ilegítimas acciones a la dupla malévola, que lucha a toda costa por mantenerse en el poder, lo

hace a Ud. igual cómplice de violación flagrante de Derechos Humanos, lo cual, muy bien sabido por los

integrantes de las Fuerzas Armadas, jamás prescriben.

Entienda que no lo estoy constriñendo a que esgrima las armas de la República contra esta desgracia de

gobierno, porque estoy seguro que no tiene la valentía ni la inteligencia para hacerlo. Pero bien podría

negarse a cumplir órdenes abusivas, tal como lo hemos hecho algunos militares, hoy prisioneros políticos,

sin garantías de juicios justos y en una dimensión sistemática de violación de derechos humanos, tal como

han hecho con el General en Jefe Raúl Isaías Baduel e hijo, General Romer Mena, la Capitana Laided Salazar,

muchos otros y mi persona, siendo lo único que falta, es llevarme a juicio sumario en total violación de mis

derechos fundamentales, y me sentencien a fusilamiento en el paredón, lo cual no temo.

General Padrino López lo conmino a cumplir ante sus superiores, compañeros y subalternos, que se

pronuncie públicamente en cuanto a los verdaderos principios enseñados en las escuelas militares, donde,

en nuestra época nos bien formaron, explicando lo que significa para Ud., “...estar al servicio exclusivo de la

nación y en ningún caso al de persona o parcialidad política alguna.” Tal cual establece el art. 328 de la

CRBV. Así como aprobó y explicó la resolución 1.086 la cual permite aplicar fuerza letal al pueblo, cuando

este proteste en justo reclamo a sus derechos.

Si Ud. o la dupla malévola se consideran irrespetados como autoridades constitucionales, por lo que

expongo en este escrito, y arremeten nuevamente contra mi o mi familia, le recuerdo que Ud. y la dupla

malévola, también irrespetan de manera grotesca y grosera al Primer Poder Público Nacional, como es la

Asamblea Nacional Legislativa, tal como lo hacen en el decreto 2309 del 02 de mayo 2016, donde Maduro

usurpa las competencias del pueblo venezolano propinando un golpe de estado contra el poder Legislativo,

además de ofender con epítetos como: “asamblea oligarca y apátrida”. Entonces con cuál moral pueden

reclamarme si ustedes no dan el ejemplo?

Bien sabe Ud. General que esa práctica de irrespeto y no dar el ejemplo dentro de las Fuerzas Armadas le

decimos: INMORALIDAD!!!

Igualmente le recuerdo que cuando nos graduamos de oficiales, luego de recibir el sable de mando, nos

obligaron a jurar ante Dios y la Patria, respetar y defender, las leyes e instituciones del país, aún a costa de

nuestra vida. Y este juramento es la piedra angular de nuestro desempeño como militares. En atención a lo

anterior le exijo respeto a la Asamblea Nacional Legislativa y a sus dignos diputados, los cuales fueron

elegidos de manera constitucional, democrática y pacífica, por una gran y significativa mayoría de nuestro

pueblo.

A pesar de mi limitada condición de salud física, mis cualidades mentales, son excelentes, y para nada me

afecta el ensañamiento del cual he sido objeto durante cuatro años, donde me han mantenido secuestrado

en lugares como La Tumba, El Helicoide y hoy en el Centro Nacional de Procesados Militares (Cárcel de

Ramo Verde). Pero lo más importante es que mi espíritu y moral se mantienen incólumes a pesar de todas

las violaciones a mis derechos fundamentales. Los ataques y cobardía de este régimen oprobioso me

fortalecen.

Ministro, le advierto que ante la segura e inminente caída de este maligno régimen, seré uno de los

acérrimos activistas para usted y algunos de sus antecesores ministros de la defensa sean juzgados por

abandonar a sus subalternos y no dar el ejemplo, al irse tras destinos oscuros tal como los demostrados por

esta terrible circunstancia, mal llamada “Revolución Bolivariana”.

Entienda bien General!, que cualquier acto represivo en mi contra, para nada me afecta porque tengo tres

cualidades de las cuales Ud. y su alto mando adolecen:

1.- Mi fe inquebrantable en Dios y la Virgen en quienes siempre he confiado y me han cumplido.

2.- Mi comprobada honradez, porque jamás he robado algo, y no poseo bienes de fortuna, que no sea mi

sueldo con el cual he levantado a mis hijos profesionales ya.

3.- Mi desempeño profesional, ha sido en gran parte de mi carrera, desde el grado de Subteniente hasta el

grado de Coronel en unidades de alto riesgo, combatiendo la narcoguerrilla, el delito rural, el secuestro y la

extorsión, en riesgo permanente de mi vida.

Sólo respeto a Dios y a la Patria con sus dignos pobladores, a sus leyes, y a sus instituciones, ante las cuales

juré defender aún a riesgo de mi vida. Y siempre lo haré, siendo mi injusta prisión prueba de ello.

POR ÚLTIMO LE RECUERDO AL VALIENTE PUEBLO DE LA REPÚBLICA DE VENEZUELA, QUE AUTORIDAD QUE

ABUSA, E IRRESPETA LA LEY, Y VIOLA LOS DERECHOS HUMANOS, NI SE RESPETA...NI SE OBEDECE!!!

(ARTÍCULOS 333 Y 350 DE LA CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA EN

CONCORDANCIA CON LA SENTENCIA NRO 24 DEL 22 DE ENERO DEL 2003 DEL TSJ).

Dios Y Patria

CORONEL (GN) JOSÉ DE JESÚS GÁMEZ BUSTAMANTE

C.I. Nro. V- 6.395.872

ORGULLOSAMENTE PRISIONERO POLÍTICO DE CONSCIENCIA