31 oct. 2016

Familiares de presos políticos denuncian en la Nunciatura que no hay condiciones para diálogo

familiares de presos políticos

Reporte24.- Bony Simonovis, esposa del comisario Iván Simonovis, agradeció a la Iglesia por su voluntad de ayudar a la superación de la crisis en Venezuela. Sin embargo, destacó que, como lo han señalado los líderes opositores, “la libertad de los presos políticos es una de las condiciones que se exigen para que haya un diálogo”.
El documento entregado a la Nunciatura señala que los presos políticos y sus familiares han sido víctimas directas de este Gobierno, de sus abusos y desmanes. “Se les ha castigado solo por pensar diferente, con juicios viciados, en otros casos ni siquiera se ha respetado el debido proceso y se encuentran sencillamente secuestrados y en un limbo jurídico”, dice.
El escrito resalta que los presos políticos fueron enviados a terribles centros de reclusión del país, con insalubres condiciones y plagados de todo tipo de enfermedades. En estos lugares, sus familiares han sido víctimas de hacinamiento, maltratos, hambre, atropellos, torturas físicas y psicológicas, fuertes requisas, aislamientos y hasta el más pavoroso silencio de La Tumba. “Ellos han recibido todo tipo de violaciones a los más elementales derechos humanos comenzando por el de la Libertad, el debido proceso y el más quebrantado por este Régimen, el derecho a la salud. Muchos de nuestros presos políticos están enfermos y algunos de ellos se mueren lentamente ante la mirada inerte de las autoridades competentes”, denunciaron.
Los familiares de presos políticos resaltaron que no pueden permanecer callados ante esta crisis y resaltaron que los venezolanos han estado en las calles desde hace más de 14 años luchando pacíficamente. Diana López, hermana del preso de conciencia y coordinador nacional de Voluntad Popular Leopoldo López, luego de leer el listado de los presos políticos por los cuales entregaban esta solicitud al Nuncio Apostólico, señaló que “hemos asistido a la Defensoría del Pueblo, la Fiscalía General, la Nunciatura Apostólica, la Conferencia Episcopal. Desde las propias calles de nuestras ciudades hemos marchado con estudiantes, con el pueblo, con diferentes gremios, con distintos partidos políticos y en todas esas ocasiones hemos clamado en un solo grito exigiendo Libertad”.
En el documento también solicitaron una reunión al Nuncio Apostólico de Argentina, monseñor Emir Paul Tscherrig, para exponerles la situación de los presos políticos en Venezuela “entendiendo que Dios Todopoderoso es el único que ha visto nuestro dolor y las lágrimas de nuestros hijos. Por ellos, hoy con más fortaleza que nunca no pararemos de dar un paso al frente en la defensa de todos los presos políticos de Venezuela”.