8 nov. 2016

Carta Abierta de Gerardo Carrero Padre



El 8 de Mayo del 2014, luego de la operación militar líderizada por el Ex ministro Rodríguez Torres y el Gral. Manuel Quevedo, fueron privados de libertad cientos de jóvenes venezolanos a nivel nacional, quiénes se encontraban protestando cívicamente en campamentos denominados CONCIENCIA NACIONAL, frente a instancias internacionales, como la ONU-PNUD, exigiendo presencia de relatores en tortura, represión y detenciones arbitrarias, en nuestro país, debido al momento coyuntural de ese entonces, producto de manifestaciones por la inseguridad, escasez, alto costo de la vida, y todo aquello que en el 2016 se ha agudizado, lamentablemente el tiempo les dio la razón a nuestros muchachos.

   Hoy, después de 2 años y 6 meses de detención arbitraria de mi hijo @GerardoCarrero7 y sus compañeros, vemos como recientemente en la cumbre celebrada en Margarita y hace pocos días en los alrededores de Miraflores, el desgobierno usa a niños, jóvenes y adultos, como escudos humanos, "carne de cañón" pernoctando en CAMPAMENTOS, queriendo producir una confrontación violenta con opositores,  sin importar nada ni nadie, solo con el único interés de mantenerse en el poder, generando un estado de percepción que el "pueblo" les acompaña, algo que numéricamente es CONTRADICTORIO. En fin debemos preguntarnos como sociedad, pregunta que se deberían de hacer cada integrante de esa mesa "Diálogo" y nuestro santidad el Papa Francisco, ¿Por qué hoy en el 2016, no hay ningún líder o integrante de esos campamentos privado de libertad? ¿Por qué a diferencia de los campamentos CONCIENCIA NACIONAL pacíficos del 2014, si son permitidos los de ahora? La respuesta es simple, porqué no hay estado de derecho y se encarcela a quién piense distinto.

   Por ello exijo la libertad de mi hijo, sus compañeros y cada prisionero político, basta ya de engaños, de mentiras,  manipulaciones, dejen la cobardía y respeten en dolor de las familias.