8 nov. 2016

Madres de presos políticos no creen en el régimen pero sí en el diálogo

Preso-detenido-635-755x380
(El Venezolano).- Los partidos que conforman la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) son amantes y defensores de la libertad y de los derechos humanos, por ello, en la reunión exploratoria realizada el pasado 30 de octubre, sacaron sus propuestas para llevar conciliación y diálogo en Venezuela, entre esos lineamientos estuvo la liberación de los presos políticos.
Sin embargo, las madres de los presos políticos Lorent Saleh, Leopoldo López y Rosmit Mantilla, dudan de la “buena voluntad” del mandatario nacional y esperan que se haga justicia no solo para los detenidos, sino también para sus familias.
Para Antonieta Mendoza de López, es de lógica abrir un diálogo en el que se exija la liberación de los presos políticos, puesto a que hoy en día, sufren el maltrato y las torturas de los órganos de seguridad del régimen venezolano, a lo que también agregó, que su hijo, cuando lo sentenciaron expresó, “estas esposas que hoy me pone usted no me las quitará el sistema de justicia corrupto, sino el pueblo venezolano”.
Yamile Saleh, madre de Lorent Saleh, no rechaza el diálogo entre el Gobierno y la oposición. Confía en este tipo de negociaciones para la resolución de cualquier conflicto y respalda que una de las exigencias irrenunciables de la oposición sea la liberación de los detenidos por razones políticas.
“En este momento le doy un voto de confianza al diálogo porque está un representante del papa Francisco y soy una mujer de fe. También hay una comunidad internacional observando todo”, señaló según reseña El Nacional. 
Denuncia que su hijo, detenido desde hace más de dos años y que se encuentra recluido en el Helicoide, estuvo preso en la Tumba, en el Sebin de Plaza Venezuela, donde fue torturado. Por esa razón asegura conocer muy bien lo que el Gobierno es capaz de hacer. Agrega que Lorent ha sido sometido a situaciones como aislamiento total, violaciones de derechos humanos y al debido proceso.
Por su parte, a la madre de Rosmit Mantilla, Ingrid Flores,  el diálogo le genera dudas, puesto que considera que es el mecanismo más idóneo ante la crisis que vive el país,pero cree que la oposición está en desventaja debido a que el Gobierno sigue sin dar muestras de que cederá en alguna de sus posiciones. No obstante, espera que se den las condiciones para que se concrete la libertad de los presos políticos.
“Esa es mi esperanza como madre y como venezolana. Espero que el diálogo sea de verdad para que salgan en libertad a todos los jóvenes detenidos injustamente. Me gustaría que esta Navidad mi hijo estuviera conmigo”, expresa.
A Flores le es difícil ocultar la rabia y la indignación que le causa la situación que atraviesa su hijo: “Quisiera tener más fuerza, quisiera ir a la cárcel donde lo mantienen preso a sacarlo con mis propias manos y liberarlo de esos inescrupulosos. El dolor es indescriptible”.