21 nov. 2016

Radican en Aragua el juicio de dos presos políticos de Carabobo

DSCN4922[1]

E
l juicio que se le sigue a dos de los cuatro presos políticos que hay en el estado Carabobo fue radicado ahora en Aragua y la defensa y familiares supieron esto un mes después, informó el abogado que lleva este caso, Eliécer Jiménez.

Se trata de los detenidos en 2015, Antonio Garbi González y Juan Poletti, que son acusados por el asesinato del capitán de la Guardia Nacional, Ramzor Bracho Bracho, durante las protestas de 2014. Ambos están privados de libertad en el área conocida como La Mínima del Internado Judicial de Carabobo, en Tocuyito, municipio Libertador. Se encuentran en el área de presos comunes.
“Queremos denunciar públicamente una sentencia de la Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, en la cual se decidió la radicación de la causa  que se le sigue a Juan Poletti y a Antonio Garbi por el homicidio del capitán Ramzor Bracho Bracho, ocurrido el 12 de marzo de 2014, al estado Aragua”, explicó Jiménez, durante una rueda de prensa.
Dijo que el procedimiento se dio a solicitud del Fiscal 48 con competencia nacional del Ministerio Público. Agregó que el funcionario presentó en su acusación experticias en blanco.
De igual manera, hizo un llamado al magistrado de la Sala Penal, Juan Luis Ibarra Verenzuela, para que antes de emitir sentencia se lea los expedientes, pues ya la etapa preparatoria en la causa contra Poletti y Garbi concluyó y esperan el inicio del juicio oral y público.
“Esta sentencia de la Sala Penal no resiste ningún análisis jurídico, sencillamente es un bodrio jurídico, es una vulneración más al derecho a la defensa de dos personas que se encuentran privadas de su libertad por razones políticas porque del análisis que se puede hacer del expediente se evidencia que estos dos jóvenes no tienen ninguna participación en este homicidio. Son jóvenes estudiantes utilizados como chivos expiatorios para llenar estadísticas, y decir a lo interno y externo del país que se está haciendo justicia por el homicidio de este Capitán”.
Jiménez recalcó que lo más grave es que el Tribunal Cuarto de Juicio del estado Carabobo ya había fijado audiencia para el 1° de diciembre, luego de tres diferimientos. Ahora le ordenaron la remisión del expediente al Circuito Judicial de Aragua. “Actúan con la intención de seguir persiguiendo y criminalizando a personas inocentes”.
Dijo que hay una vulneración al debido proceso, al derecho a la defensa, ambos derechos humanos consagrados en la Constitución y en diversas instancias internacionales.
“Hay que pensar en el estado de zozobra que genera para una persona que no ha podido ser trasladada al Palacio de Justicia de Carabobo, ahora esperar que los lleven al Palacio de Justicia de Aragua”.
Presos políticos olvidados
El abogado Jiménez indicó que justo cuando en Venezuela se realizan unas mesas de diálogo en las que se discute, entre otros aspectos, precisamente la liberación de los presos políticos, los que permanecen privados de libertad en Carabobo parecen estar olvidados.
En Carabobo hay cuatro presos políticos: Ángel Betancourt que tiene un arresto domiciliario; Carlos Ramos que está en el Sebin de Naguanagua; Antonio Garbi y Juan Poletti.
“En Carabobo estamos en una condición de minusvalía porque no son presos políticos famosos, no son líderes políticos. Quizás ni siquiera los han nombrado en eventuales libertades, pero tenemos que cumplir con realizar la denuncia pública y esperar que en algún momento alguien voltee los ojos a Carabobo y se sepa que hay cuatro presos políticos que pareciera que están olvidados para un lado y para el otro”, concluyó Jiménez.
Abrumada por la decisión
La madre de Antonio José Garbi González, Carmen de Garbi, manifestó que se siente abrumada y desesperada con toda la situación que se ha presentado.
“Mi hijo tiene 600 días privado de su libertad, no sé cuál va a ser el camino de todo este proceso, cuál va a ser el llegadero, ahora con este cambio al Circuito Judicial de Aragua. Las últimas visitas que le he hecho, en las últimas dos oportunidades, han sido de casualidad porque he pasado tiempo sin poder verlo y abrazarlo”.
Refirió que en las dos veces que ha podido ingresar a la visita en Tocuyito, en este período, le han pedido que se desnude por completo, “es una vejación que no tiene ningún parangón”.
Exigió la libertad total de su hijo y de Juan Poletti, “porque son inocentes”.

El Estimulo