31 ene. 2017

Familiares solicitan al Nuncio Apostólico, Monseñor Aldo Giordano, retomar mesa de trabajo para la liberación de #PresosPoliticos


  • La mañana de este martes 31 de enero, un grupo de familiares de presos políticos ofrecieron una rueda de prensa en las afueras de la sede de la Nunciatura Apostólica en Caracas, en la que solicitaron al monseñor Aldo Giordani que continuara con sus esfuerzos para retomar el trabajo de la mesa por la Verdad, la Justicia, los Derechos Humanos, la Reparación de Víctimas y Reconciliación establecida dentro del marco del diálogo entre el Gobierno de Venezuela y los representantes de la Mesa de la Unidad Democrática, en la cual la Iglesia funge como mediadora. Uno de los objetivos de esta mesa es lograr la liberación de todos los presos políticos.
    Yamile Saleh, madre de Lorent Saleh y quien fue la vocera ante los medios de comunicación, indicó que esposas, madres y hermanos de los presos políticos esperan que continúen las gestiones de la Iglesia para retomar esta mesa de trabajo y finalmente lograr la liberación de sus familiares. “Estamos dispuestos a conversar con el gobierno porque es la única alternativa que tenemos. No queremos más presos ni más muertos”, aseguró Saleh. Con respecto al diálogo, afirmó que “nadie dijo que sería fácil, pero sí se puede lograr tener un encuentro justo, tenemos que confiar en nosotros mismos, porque somos los que tenemos la verdad”.


  • De igual manera, solicitó al Presidente Nicolás Maduro y al Vicepresidente Tarek El Aissami que recibiera a los familiares. “Estamos dando el primer paso, queremos que Nicolás Maduro y Tarek El Aissami nos reciban para dialogar, porque sabemos que la libertad de nuestros familiares no es jurídica sino política. Vamos a resolverlo políticamente y sentémonos a dialogar, eso no significa traicionar a nadie”.

En la actividad se encontraban familiares de los presos políticos Lorent Saleh, Gabriel Valles, Andrea González, Danny Abreu, Alejandro Zerpa, Betty Grossi, Gregory Sanabria, Ronny Navarro y de los ex comisarios Rolando y Otoniel Guevara, acompañados del periodista y ex preso político Leocenis García.

En la misiva entregada por los familiares, dirigida al monseñor Aldo Giordani, se lee lo siguiente:


Caracas, 31 de enero de 2017

EXCELENTÍSIMO:
MONSEÑOR ALDO GIORDANO
NUNCIO APOSTÓLICO DE VENEZUELA
Su Despacho-.

Nos dirijimos a usted respetuosamente para pedirle con mucha humildad, desde nuestros corazones de madres, padres, esposos y esposas, que continúe con sus esfuerzos de retomar y dar fuerzas a la mesa de trabajo por la Verdad, la Justicia, los Derechos Humanos, la Reparación de Víctimas y Reconciliación establecida dentro del marco del diálogo entre el Gobierno de Venezuela y los representantes de la Mesa de la Unidad Democrática, en la cual la Iglesia funge como mediadora.

Los presos políticos son seres humanos inocentes que en medio de una guerra de poderes se encuentran padeciendo una cárcel injusta, sólo por haber trabajado por el bien del país. Las innumerables violaciones al debido proceso, las torturas y los maltratos de los que han sido víctimas sólo demuestran su inocencia, sin contar que muchos de ellos padecen graves problemas de salud como consecuencia de sus condiciones de reclusión. Estos son casos reales que no pueden ser tratados como simples números o estadísticas; detrás de cada preso político existe una historia llena de injusticia y existe toda una familia sufriendo terriblemente junto a ellos.

Sentimos que el diálogo es la única alternativa que tenemos los demócratas venezolanos para llegar a un acuerdo mutuo con el gobierno, por el bien de todos los venezolanos. Nosotros y nuestros hijos y esposos injustamente presos estamos conscientes de que dialogar no significa ser sumisos, sino que, por el contrario, estando claros y firmes en nuestras convicciones podemos llegar a un acuerdo por el bienestar de todos. Sabemos que además de nosotros, son muchos los que opinan igual pero sienten miedo a decirlo públicamente, pues, pareciera que, muchos quieren hacernos creer que hablar de diálogo como salida a la crisis es incorrecto.
Monseñor, le pedimos que interceda por todos los presos políticos y por las familias de Venezuela. No deje que se apague la única esperanza que hoy tenemos. Nos ponemos a su completa disposición para cualquier cosa en que podamos ser útiles. Para nosotros sería muy grato que recibiera este clamor y nos ayude a lograr la libertad de nuestros familiares y amigos, hoy presos por razones políticas.