10 abr. 2017

Disparan al cuerpo de los manifestantes en El Rosal

Al menos cinco heridos, entre ellos un periodista, dejó la represión de este lunes en la manifestación opositora en El Rosal, en el este caraqueño, en manos de policías que dispararon balas de goma y gases lacrimógenos contra el cuerpo de los protestantes.
A
sí lo informaron a El Estímulo dos de los heridos y testigos presentes de la represión en el ambulatorio de Salud Chacao, donde fueron trasladados los afectados.


Entre los lesionados se encuentra Román Camacho, fotógrafo del portal La Patilla, quien sufrió fractura en la tibia luego de recibir una bomba lacrimógena en el cuerpo, informó una compañera de trabajo que lo trasladó al centro de salud.
El estudiante, Marco Terán, de 19 años, recibió un perdigonazo en el rostro y otro en la espalda. Luis González, de 37 años, recibió el impacto de una bala de goma en su muslo derecho.

Luego de ser vistos por médicos de Salud Chacao, ambos heridos trasladaron por sus propios medios en moto hacia el Hospital Vargas para otros exámenes.

Una estudiante, de 18 años, sufrió una leve herida en una de sus rodillas cuando se cayó intentado escapar de la arremetida de los cuerpos policiales  en El Rosal.

“Nos emboscaron desde un edificio blanco se encontraban todos los policías esperando a que llegarámos al puente de Las Mercedes. Allí nos dispararon a quemarropa con bombas y perdigones”, denunció Juan David Martín, quien se encontraba en la marcha.

Testigos afirman que los disparos provinieron de la sede del ministerio de Asuntos Penitenciarios.

Tras la emboscada, grupos de manifestantes se concentraron en la avenida Venezuela de El Rosal, donde se enfrentaron con piedras a los policías que los enfrentaban con lacrimógenas y perdigones.

Otros se trasladaron al distribuidor de Altamira, logrando levantar una barricada con piedras que horas después fue levantada por policías.

Los agentes también lanzaron lacrimógenas a quienes se encontraban manifestando en los alrededores de Plaza Altamira.

Los manifestantes ignoraron los llamados de los dirigentes de la oposición que iban a informar el destino de la concentración, realizada en horas de la mañana en la Plaza Brión.

Grupos de jóvenes, muchos estudiantes universitarios, esperaron hasta mediodía, y sin conocer el destino, comenzaron a caminar hacia la Autopista Francisco Fajardo a través de El Rosal y Las Mercedes. Algunos líderes dijeron a El Estímulo que se trataba de una estrategia para evitar la arremetida de los cuerpos de seguridad, a pesar de que otros indicaron que la protesta iría hacia un Poder Público y que el lugar sería anunciado antes de comenzar la caminata.

Minutos antes, el diputado, Ángel Medina, expresó que las marchas irían hacia “los espacios que pueden revertir la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ)” en contra del Parlamento, es decir, a los Poderes Públicos.

El presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, por su parte, expresó pocos minutos antes del mediodía, que los líderes dirían hacia donde se movilizarían, pero la gente no esperó y comenzó a caminar.

Incluso el Gobernador de Miranda, Henrique Capriles, quien era esperado en la Plaza Brión por los medios de comunicación, se desvió hacia la autopista a unirse con la gente.

Capriles expresó desde la avenida Río de Janeiro en Las Mercedes, que el Gobierno se equivoca al creer “que con represión es la forma de resolver la crisis todo lo contrario. Los venezolanos tenemos el derecho, no solo de protestar sino de dirigirnos a cualquier Poder Público”. Desde allí dijo que volverían a ir a la Defensoría, “las veces que fuese necesario”, hasta llegar.

Asimismo, explicó que las declaraciones del presidente Nicolás Maduro sobre las elecciones regionales son “pura farsa”. Aseguró que “el golpe sigue en Venezuela y pretenden callar la voz de los venezolanos con represión”. Otro grupo de personas se dirigió desde El Rosal hacia Altamira.