4 abr. 2017

Policías a merced del hampa en Venezuela

Los secretos del Poder por Obeysser Prada

58 Policías muertos

Primer semestre de 2017 cierra con sangrientas cifras para los uniformados en Venezuela, al menos 98 muertes violentas causadas por el hampa, dieron de baja a policía, militares y escoltas, según los estudios revelados por la Fundación para el Debido Proceso en Venezuela (Fundepro).
A pesar que el gobierno de Nicolás Maduro ha afirmado que la Operación de Liberación del Pueblo (OLP) se trata de un plan policial “humanista”; en donde ha incluido hasta aterradoras máscaras de “muerte” que utilizan los funcionarios para detener a presuntos delincuentes y tratar de menguar los índices de inseguridad en el país, parece que no han dado los resultados esperados, pues más que asustar a la delincuencia, esta arremete, cada vez más, sanguinariamente contra quienes conforman los organismos de seguridad.

Acciones policiales, OLP en El Valle de Caracas
Acciones policiales, OLP en El Valle de Caracas
Caracas, de acuerdo a Fundepro, es la región con mayores bajas fatales para los miembros de los organismos de seguridad, alcanzando 23 asesinatos, lo sigue el estado Miranda con 17, el tercer lugar para Aragua con 12 y Bolívar con 11 muertes. Del total de víctimas ajusticiadas por los antisociales, sólo 24 estaban prestando servicio, 64 ya habían cumplido con su jornada y 10 están en investigación.
Para Fundepro, la situación no es nada fácil de resolver si no se aplican políticas en materia de seguridad verdaderamente coherentes con la realidad del país, donde se intervengan los centros de reclusión de forma integral, separando a los internos dependiendo de sus delitos y sometiéndolos a programas personalizados de socialización, además de efectivas academias de formación policial y un plan exhaustivo de reestructuración institucional.
En el reciente informe de gestión presentado por la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, da cuenta de la tasa de víctimas fatales que refleja la violencia en Venezuela, La máxima autoridad del Ministerio Público precisó que en el año 2016, 21 mil 752 personas fueron asesinadas intencionalmente, además que el 86,6% de los hechos punibles fueron cometidos con armas de fuego. En esta presentación, la Fiscal mostró especial preocupación ya que 12 mil 069 de los asesinatos, afectaron a víctimas de entre los 15 y 30 años de edad, superando el 55% del total. En conclusión, la población joven es la más vulnerable.
Ortega Díaz, también precisó que 325 homicidios fueron perpetrados a policías y militares, dato que contradice al de la Fundepro, que totaliza 414 víctimas fatales uniformadas a manos del hampa.
Para Fundepro, y de acuerdo al estudio que ellos recogen del análisis estadístico, en el lapso del primer semestre de 2017, el móvil de 58 casos registrados donde murieron uniformados, fue por robo de arma de reglamento o del vehículo particular que conducía el oficial. Asimismo refleja que de las 98 muertes totales que se registraron en estos tres primeros meses, 72 fueron policías, 21 militares y 5 de ellas representan a escoltas. Y esto parece no corregirse, ya que para el mismo periodo del año 2016, se contabilizaron 99 homicidios, es decir, uno mas para este año.
Desde que inició la gestión del presidente Nicolás Maduro, en el año 2013, alarmantemente 1.489 funcionarios entre policías y militares, según informes de Fundepro, han perdido la vida en manos del hampa desatada. Aquí no ha valido ni operativos de liberación del pueblo, ni planes de desarme, ni las denominadas cayapas judiciales, ni dotaciones, mucho menos enmascarar a los comandos de seguridad con caretas terroríficas para meter miedo, por el contario, se necesita de estudios a profundidad, sin estigmatizaciones, que escudriñen la psicología de la violencia en Venezuela y descubran el por qué se recrudece cada día más. La cura no son más balas para cegar vidas trastornadas, en contraste, es quizá más libros y escuelas que eduquen y fortalezcan las almas y mentes de las personas.