22 jun. 2017

“El deterioro ha sido progresivo, no puede ni leer un libro”

ctv-blk-full 1336190e6
Por RAFAEL LEÓNRALEON@EL-NACIONAL.COM
Héctor Alejandro Zerpa debió ser operado de urgencia en octubre del año pasado, luego de que en agosto de 2015 funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional lo sometieron a 11 días de torturas, denunció su abogado Carlos Moreno. El maltrato ocasionó la fractura de dos vértebras de la cervical.
Hoy, pese a varias solicitudes de tribunales y de la Defensoría del Pueblo, no ha sido intervenido quirúrgicamente. “El Sebin no recibe las boletas de extrema urgencia para el traslado hasta el hospital Dr. Carlos Arvelo”, dijo Moreno. La  respuesta que recibieron fue que el Sebin no cuenta con personal de custodia, aunque el martes Zerpa fue trasladado a la Fiscalía para la apertura del juicio.
Zerpa, de 36 años de edad, fue detenido en 2015 por presuntamente financiar un atentado contra la familia de Diosdado Cabello. “En este tiempo (22 meses) el deterioro ha sido progresivo, no puede ni leer un libro”, contó entre lágrimas su esposa, Esdanyelis Noriega.
“En esa olla (el presunto atentado contra la familia de Cabello) también fueron señaladas alrededor de 300 personas, entre ellas líderes de la oposición”, indicó Moreno. Contó que Zerpa estuvo 11 días aislado siendo víctima de torturas y maltratos físicos y psicológicos para que declarara. “La videoentrevista fue hecha sin presencia de abogados y bajo amenazas de muerte”, denunció.
Siete meses después de la golpiza, fue atendido en el hospital militar Dr. Carlos Arvelo por el doctor José Luis Rojas Gutiérrez, capitán de Navío y especialista en cirugía ortopédica y traumatología, quien ordenó realizar una resonancia magnética. Esta se hizo en septiembre de 2016; al mes siguiente, el médico diagnosticó que Zerpa “amerita tratamiento quirúrgico urgente”, para subsanar el daño en las vértebras C3 y C4 de la cervical.
Noriega contó que la fuerte lesión ha hecho que su esposo viva permanentemente con un collarín y que sufra adormecimientos en las extremidades. “Si no lo operan puede quedar inválido. Mi esposo pierde el equilibrio y en ocasiones se cae, no siente las piernas ni los brazos”, dijo.
“Su extrema situación incluye dolores punzantes permanentes, adormecimiento de brazos y piernas, dificultad para respirar, por esta razón no duerme y hace más de un año no ve el sol. Su estado es tan crítico que hasta ha pensado en una solución extrema para no sufrir más”, señalóAntonieta Jurado de Otero, presidente de la Fundación Estudiantes por la Libertad.
Responsabilizó al vicepresidente Tareck el Aissami por lo que le pudiese ocurrir a Zerpa. “No solamente no ha sido operado, sino que aún permanece en el Sebin, donde es objeto de maltrato físico y psicológico de manera continua. Esta crueldad no se veía desde la tiranía de Gómez. Las civilizaciones hacen campañas contra el dolor, pero la barbarie lo hace crecer hasta convertirlo en costumbre, en la carne de nuestros jóvenes”, indicó.
Familiares, Moreno y Jurado de Otero hacen un llamado a El Aissami para que ordene el pronto traslado de Zerpa. Denuncian que “la actitud de los funcionarios del Sebin es impávida”. No solo se rehúsan a recibir las boletas de traslados emitidas por el médico tratante, por fiscales del Ministerio Público y el defensor del Pueblo, sino que también omitieron los pronunciamientos del Comité de Detenciones Arbitrarias de la Organización de Naciones Unidas y de otras ONG sobre el caso.