12 ene. 2018

Luisa Ortega Díaz, una de las responsables del encarcelamiento de los hermanos Guevara


El daño generado por Luisa Ortega Díaz mientras estuvo aliada con Hugo Chávez y Nicolás Maduro continúa para las familiares de los presos politicos. Unas de las víctimas de la fiscal fueron Rolando y Otoniel, los hermanos Guevara, culpados por el homicidio del fiscal Daniel Anderson.
Hernando Contreras, abogado y exfiscal 54 del Área Metropolitana de Caracas, a la periodista María Angélica Correa, señaló que el Estado venezolano está en deuda con esos ciudadanos.
“Las declaraciones del testigo estrella de Isaías Rodríguez, Geovanny Vásquez, de Alexis Peñuela y del propio fiscal comisionado de la causa, revelaron la componenda contra los Guevara, toda vez que hubo una trama de dinero e intereses del Ministerio Público por perseguir a los hermanos debido a su participación determinante contra los intentos de golpe de Estado ocurridos en 1992”, dijo el jurista.
El exfiscal Contreras dijo haber notificado a la abogada Luisa Ortega Díaz, para ese entonces Directora de Actuación Procesal, sobre el entramado montado contra los Guevara, quienes fueron sentenciados a la máxima pena en Venezuela por el muerte de Danilo Anderson, ocurrido el 18 de noviembre de 2004.
“Los Guevara, que denunciaron haber sido secuestrados y torturados desde el 20 de noviembre de 2004, y aún cuando no hubo en el juicio elementos de convicción técnico-científicos que los vinculara al homicidio, no fue si no hasta que aparecieron los testigos que produjo el MP, cuando se les pudo relacionar al caso. Para el inicio del juicio, los acusados fueron notificados por el juez Luis Cabrera, sobre la presencia de los testigos, que fueron incorporados sin el debido control de las partes”, agregó.
“Por cierto que a pesar de que el testigo estrella confesó su supuesta participación en el homicidio, nunca fue procesado y gozaba de protección en La Orchila, escoltas y vehículos oficiales para su disfrute. Transcurridos más de 13 años del injusto encarcelamiento de Otoniel, Rolando y Juan Guevara, y habiendo cumplido los lapsos de ley para optar a los beneficios de libertad condicional, estos siguen recluidos en un centro de máxima seguridad”, expresó Contreras. Según la confesión del abogado, en el caso Anderson no se ha hecho justicia y hay una gran deuda tanto con la familia y la memoria del fallecido, como con los Guevara, sus familiares y amigos, a quienes se les ha causado un grave daño moral, físico y patrimonial.